Animierder verano 2016: Hatsukoi Monster

Me ha costado horrores ponerme con el animierder esta temporada por varios motivos. El primero, el número de candidatos dignos para la categoría. No han sido pocos los que he tragado, y os aseguro que me ha costado bastante finalizar la lista que tenía… lo que nos lleva al segundo motivo: son todos, aparte de un foco de dispersión de ántrax, muy aburridos. E insulsos. No tienen tampoco ni un ápice de picardía, se queda todo en un rollito inofensivo que tumba como el diazepam. Y tercero, estoy combatiendo con un par de entradas más que no sé cuándo las publicaré; y como soy la persona más caótica de esta región del multiverso (descendiente de Nyarlathotep como mínimo), he dispersado mis fuerzas y tiempo de forma poco inteligente.

Pero por fin está aquí. Y he elegido Hatsukoi Monster, que es la que más juego puede darme, aunque no llegará a alcanzar las cumbres de esa entrañable deformidad que fue Dance with devils.  Aunque bueno, quién sabe. Como siempre, recordaros que SOnC es un blog personal donde incluyo mi visión de los temas que trato. No tiene que coincidir con la tuya. Tampoco estoy insultando a tu madre o a tu perro. Si no te gusta lo que lees, simplemente haz clic en esa X que hay arriba a la derecha de tu pantalla, nadie te está obligando a leer algo que te desagrade.

No sé si tenéis planeado ver Hatsukoi Monster o si lo estáis siguiendo ya, pero como los veteranos sabréis, la sección animierder de temporada está infestada de spoilers.

hatsukoi1
De estos siete solo hay uno que no sea completamente subnormal. Solo medio. De momento.

Hatsukoi Monster es la adaptación de un manga al que no pienso acercarme en mi puta vida, realizada por estudios Deen. Va a constar de 12 episodios de los que hay emitidos hasta el momento 5. El director, Takayuki Inagaki, ha estado involucrado en proyectos como Koharu Biyori o Rosario to Vampire, así que tiene experiencia en esto de revolcarse con animes diabéticos. Su demografía es shôjo, y se trata de un reverse harem con los tradicionales bishies copándolo todo y muchas estrellitas, corazoncitos y cositas monas flotando en el aire.

Los tres primeros capítulos son de una insipidez desesperante, estuve a punto de tirar la toalla, pero en el cuarto la cosa comenzó a arrancar un poquillo. Un poquillo, ¿eh? no más, pero me hace albergar esperanzas respecto a las nuevas pinceladas de comedia que introducen. Aunque apesta a ecchi. Por eso no voy a ir episodio a episodio, sino que os haré un resumen y entraré a degüello con el quinto capítulo.

hatsukoi2
Los tortolitos

Kaho Nikaidô es una chica de familia rica a la que nunca han contrariado. Ella ha crecido apocada y con muy poca seguridad en sí misma, típica ñoña shôjesca de manual, pues cree que solo la aprecian por tener padres adinerados. Así que decide irse a vivir a una casa-residencia, donde viven otros estudiantes, y alejarse de un entorno demasiado protector. Al llegar allí, le salva la vida, ya que está a punto de ser atropellada, un bello muchacho que le increpa su falta de atención al cruzar la calle. Este pequeño rapapolvo, que es el primero que recibe en su vida la diminuta Kaho (es muy kawaii y timorata, ya lo hemos dicho), hace que se enamore de su héroe, por lo que se lanza y pregunta su nombre. El mozalbete la rechaza y llama creepy, así siente en sus carnes también por primera vez el desamor.

Todo esto lo han presenciado también otros habitantes del lugar, y que formarán parte del entorno de Kaho. Ahí tendremos a Kôta Shinohara, de timidez enfermiza y con medio rostro cubierto por una catarata de pelo; Atsushi Taga, refinado y perverso; y a Chiaki Yokôchi, inteligente, desagradablemente sincera y su novio, Arashi Nagasawa, un mozo obsesionado con una artista con orejas de gato llamada Renren.

hatsukoi3
¿Quiénes son estos tres zagales que mueven el culo?

Pero, ¡oh, sorpresa! Resulta que su salvador, al que no pensaba volver a ver, vive también en la residencia. Así que se presentan convenientemente y Kanade Takahashi, que así lo registraron al nacer, accede a salir con nuestra tierna protagonista. Todo bien, ¿sí? pues va a ser que no. Kanade resulta que, a pesar de su formidable aspecto, es un crío de 5º de primaria, con dos amigos del alma más que tienen su misma mentalidad infantil. Porque se comportan y hablan como pequeños anormales de su edad, por supuesto. Y encima el mozo es hijo del dueño y encargado de la casa, el viudo Shûgo Takahashi, que parece la única persona adulta del lugar. En su cuadrilla también está Kazuo Noguchi, que curiosamente tiene una gran madurez en un cuerpo de un niño de su edad, al revés de sus amigos. Y odia a Kaho. Bueno, más bien no ve con buenos ojos la relación entre Kanade y Kaho.

Imagino que se irán sumando más personajes (familiares de Kaho y Kanade, por ejemplo) que aportarán su granito de chaladura. Como Hatsukoi Monster es básicamente un slice of life, no hay mucho que contar por ahora. Han sido capítulos donde se han presentado los personajes y se ha recurrido al chiste fácil que brinda la inmadurez de un niño con una novia cinco años mayor. Los equívocos de índole sexual por parte de Kaho (es muy idiota, la pobre), sus miles de rubores, sobresaltos virginales y dudas por el futuro de su noviazgo. No tengo que negar que me he reído con algún gag suelto (el de las salchichas, por ejemplo), pero los tres primeros episodios han sido de un letárgico monumental.

hatsukoi4
Taga odia a Kaho, le gusta hacerla llorar… aunque tampoco es tan difícil lograrlo

Tenemos por delante la típica y tópica serie de vocación coral, que sobrevive gracias a personajes tocados del ala y que arropan con sus excentricidades a una pareja central más bien irritante. Kanade es un cretino unidimensional y Kaho una pusilánime cursi. Tremendamente original todo.

Sin embargo, en el cuarto episodio algo se desata, sobre todo con la llegada de Mafuyu, y la comedia se vuelve más ecchi y demente. Como Kanade ha suspendido matemáticas, su padre le busca una profesora particular, que es la pelirroja de tirabuzones y tetas superlativas Mafuyu. Kaho tiene un poco de celos, pues descubre que ambos van a practicar sumo (jojojo) en medio del pasillo, y encima la señorita suelta con total tranquilidad que va detrás de la familia Takahashi. Pero Kaho puede estar tranquila, el objetivo de Mafuyu es Shûgo, el padre: la descubre en su habitación aspirando con pasión los afrutados aromas de sus calzoncillos usados, que ha robado.

vlcsnap-2016-08-06-06h59m11s858
Mafuyu absorbiendo efluvios escrotales

Lo que viene después, al verse descubierta por nuestra pánfila favorita, es una parodia de j-horror hilarante, donde el pobre Kôta ofrece su vida para salvar a su amada Kaho. Me he reído bastante. Y admito que he sentido también un minúsculo placer sádico cuando Taga le ha dicho a Kaho “eres como un montón de mierda de perro en medio de la calle, pero peor”. Sublime. Luego ese momento en el que Kaho ha imaginado a Kanade “polinizado” por Taga también ha sido divertido. Gustará a las fujoshi.

Episodio 5

Comienza con el desgraciado de Kôta escuchando tras la puerta los gemidos de su amor imposible, Kaho, que en realidad está recibiendo un inocente masaje por parte de Kanade. Kanade es un niño, no lo olvidemos, y lo único que hace es seguir los consejos de su dulce y difunta madre al pie de la letra, por lo que decide invitar a su novia a unos relajantes baños… mixtos. Pero no van solos, acuden los descerebrados de sus amigos también, el solemne Noguchi, Chiaki y su novio y… Kôta. A sufrir, Kôta, que te va la marcha.

vlcsnap-2016-08-06-07h32m26s107
Y tal.

Si en el cuarto capítulo veíamos un primer atisbo del inevitable triángulo amoroso, con la mozuela del colegio que miraba embelesada a Kanade hacer sus gilipolleces diarias, en este quinto aparece su primo Jôji. Es un desustanciado de Osaka que va a sexto curso (otro bebé) y que ayuda a Kaho a levantarse después de pegarse el hostión padre al resbalar con una pastilla de jabón (no, no es broma). Y, por supuesto, se enamora de ella.

Esta primera parte del episodio es una auténtica becerrada donde Kanade y sus secuaces (menos Kazuo, claro) hacen de la piscina una batalla campal contra Jôji por conseguir el amor de Kaho. Una excusa, claro, solo se trata de hacer el gañán como buenos críos que son. Y tan amigos luego. Conocemos las circunstancias de Jôji, que se ha ido de casa porque su madre tiró a la basura sus amadas cartas de Pachimon y nos presentan al mayordomo de Kazuo, Munemitsu Makurazaki (me recuerda a Black Butler, sé que no tiene sentido). Ha sido bastante meh. La segunda parte no ha sido mejor, pero el draaaama amorossssoooo hace su aparición. Jôji pide a Kanade cambiar a Kaho por su última y más valiosa posesión, una carta súper rara de coleccionista. Momento, por cierto, que han aprovechado para sacar en pantalla un aberrante alien 3D.

vlcsnap-2016-08-06-08h22m58s199
El alien

Kanade se niega, por supuesto, aduciendo que las chicas no son objetos, pero le ofrece salir juntos los tres. Ahí estamos, qué campeón. Evidentemente, Kanade y Jôji son un par de mocosos con serios problemas de oligofrenia, porque no entienden, ni quieren entender, lo que es salir con una chica. Y Kaho llora, intenta explicarse, y entonces brota de detrás de unos arbustos Taga, que junto a Kôta, Chiaki y Arashi, estaba espiando. Taga I El Cruel. Más bien Taga I el Hijo de la Grandísima Puta, que acaba de machacar del todo a Kaho.

vlcsnap-2016-08-06-08h20m39s806
Taga amando a Kaho

Taga me parece el personaje más interesante por ahora, aunque tampoco sabemos mucho de él. No porque torture a Kaho, sino porque se sospecha más profundidad que en el resto. Kazuo también promete, pero está bastante más estereotipado. Kôta cuenta con mis simpatías, ya que los muchachos con ese tipo de minusvalía sentimental me suelen caer bien, pero de momento es un lerdo de cuidado.

Volviendo al episodio, Taga, que comprende perfectamente la situación y por qué Kaho se siente tan dolida, aprovecha su perspicacia para apuñalarla y retorcerle el corazón todavía más. Kaho no cree que Kanade la ame, al menos no como lo hace ella; y aunque ha intentado con nobleza y lealtad adaptarse a su mecanismo pueril, huye desconsolada. No logra alcanzar el corazón de Kanade, todos se ríen de ella. Fin.

Taga es un puerco. Kaho es idiota. Kanade también. El resto tampoco son muy listos. Veremos dónde va a parar todo esto. Pero animierder os aseguro que Hatsukoi Monster lo es.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Anuncios

Animierder otoño 2015 semana seis

Ya estamos llegando al final de Dance with devils y, con este décimo episodio, se podría hacer, sin arriesgar demasiado, una valoración general de lo que ha sido este anime. No es el cutrerío bochornoso que se sospechaba ni tampoco la caricatura desternillante que habría deseado. Se ha quedado a medio camino y, aunque me ha entretenido y avergonzado a partes iguales, no es una caca de serie. Es un anime mediocre para quemar durante la temporada. Mediocre es vulgar, no sinónimo de malo, quiero aclarar eso. Ha tenido sus momentos gloriosos (pero MUCHO) y sus instantes de letargia profunda. Podrían haber sacado mucho más partido de la multitud de tópicos que intentan ridiculizar (en ocasiones lo han conseguido), pero en general se han moderado. La verdad es que tampoco podía pedirles una demencia tipo Gintama… ¿o sí? Ya que tocaban el tema de la parodia, podrían haber puesto toda la carne en el asador. Pero no lo han hecho y eso, desde mi punto de vista, le ha hecho perder bastantes puntos.

Dance with devils no es un anime para ver exprofeso, personalmente no se lo recomendaría a nadie a no ser que esté muy, muy, muy aburrido y no tenga otra cosa que hacer. No aporta en realidad nada nuevo de relevancia. Pero tampoco es dañino, no hace mear sangre ni produce retortijones. Se ve, distrae y, a ratos, te puedes echar unas buenas risas. Pero poco más. No obstante, todavía tengo fe y deseo muy fuerte que me sorprendan para tener que desdecirme una mica aunque sea.

Recordad: spoilers a mogollón.

nyakochan
Yo tampoco me fiaría de él, nyanko-chan, ese pelirrojo tiene muy mal genio

 

CAPÍTULO DIEZ

Episodio de más revelaciones. El Portal de Belén que pudimos atisbar hace unas semanas tiene hoy su explicación: la saco de patatas es hija del Rey Demonio Lord Maksis, el jefe de Peluchón. Y su mamá es María, que se ha pegado toda la serie fuera de plano o tirada en una colchoneta mientras le chupan la sangre. Con una mosquitera, eso sí.

Es curioso como, hasta ahora, todo elemento femenino de Dance with devils ha cumplido a la perfección el papel de mueble. Un rol pasivo, a veces hasta cosificado directamente, bastante molesto. Bueno, la rubia aún intentaba hacer algo… y está muerta. Bien. Pero tampoco es algo que tenga mayor importancia, porque la cantidad de shôjo que se produce donde las protagonistas son unas mandrias de electroencefalograma plano, es abundante. Muy lamentablemente, pero es así. Por mucha ironía que haya de por medio.

Pero volviendo a los Tachibana, ¡menuda familia, señores! El lindo exorcista es híbrido humano-vampiro (dhampir) y la saco de patatas híbrido humano-demonio. Y no cualquier vampiro o cualquier demonio, no. Lord Nesta y Lord Maksis. Ambos son descendientes de la realeza sobrenatural, criados como hermanos e hijos de dos enemigos acérrimos que luchan por el dominio del universo. O algo. Si lo hacen bien, la colisión puede ser majestuosa. Y, a la luz de los últimos acontecimientos, la saco de patatas se llamará a partir de hoy, como le corresponde legítimamente y ya intuíamos la semana anterior, Tubérculo-hime.

jesuschrist
Se nota que la Navidad se acerca

Ese es el dato de verdadero interés que se ofrece en este episodio, y gracias a la intervención de Jek, el vampiro servidor de Lord Nestas. Por fin el bando de los chupasangres entra en acción, creo que después de nueve semanas ya era hora. Y la mamá de Tubérculo-hime aparece también. Como un fardo balbuciente, pero ahí está la mujer. ¿Y cómo llega a suceder todo esto? Pues como lo más natural del mundo es llevar a tu primo malherido a un colegio cerrado en vez de a un hospital o a casa, lógicamente el esbirro de Lord Nestas se dirige ahí y le comenta que si quiere proteger al lindo exorcista y ver a su madre, pues que le acompañe y tal. Es un resumen, porque la conversación que mantienen en realidad dista mucho de ser normal. Entre que Jek es un pomposo estúpido y Tubérculo-hime… en fin, creo ya lo sabéis, el diálogo es para enmarcarlo. El momento callejero con el borracho también ha sido fabulosamente irracional.

Ya en el cubil de los vampiros y al tanto de todo, Tubérculo-hime se siente, en su infinita pureza de retrasada mental, muy culpable de cómo han sufrido sus seres queridos a causa de ella. Por lo que decide que lo mejor es que Lord Nestas la salve.

Mi querida patatita:

Si alguien posee el sobrenombre de “Soberano de la Destrucción y la Confusión”, no confiaría demasiado en que me salvara de nada. Por mucho que un petulante vampiro de pelo rosa asegure que puede extraerte el poder del grimorio (chupándote la sangre, imagino). Que a los vampiros no les gustan las mentiras, dice. Patatita, recuerda al gremio de fontaneros del capítulo pasado. Y se supone que eran los buenos. Eso de que, una vez venzan a los demonios, no les importará lo que les ocurra a los humanos… suena MUY MAL. Piensa un poco: ¿de qué se alimentan los vampiros?

Con cariño,

Sho

A ver, Jek también la acojona una miaja, pero tampoco le hacía falta presionar demasiado porque Tubérculo-hime es tonta perdida. Así que, en una barquichuela y junto a un caronte de sonrisa malvada, la patatita navega hacia un enorme castillo de pinta goticaza. Allí Lord Nestas aguarda.

Pero lo realmente divertido del capítulo ha sido el número musical. El trío de bishies idiotas (el morboso menos), está un poco harto de que el rubiales pijo los infravalore. Ya saben quién contiene el grimorio en realidad, son aliados naturales suyos al estar enfrentados a Lord Maksis (el rival del Ojo-maligno-tras-la-cortina) y, sobre todo, quieren hacerle confesar que está enamorado de Tubérculo-hime. Es algo muy obvio, y que persista en mentir así, deteriora la confianza que puedan tener en él. Porque esta diabólica trinidad no se corta ni un pelo en reconocer que quieren a la patatita. Más allá del grimorio incluso, aunque como si fuera una muñeca, un objeto. Sin embargo, el rubiales pijo, a pesar de la estupenda canción que le cantan donde le llaman emo embustero (!!!), pesao y gallina, no da su brazo a torcer.

emoliar

Y esto es lo que ha dado de sí el capítulo de hoy. Estoy en unos días complicados, por lo que aún tardaré en sacar una entrada que no esté dedicada al animierder. O quizás sí lo haga, depende. Escribir me viene bien pero no tengo muchas ganas, lo reconozco. Ya se pasará.

La encuesta que propuse en twitter y facebook, que ha sido todo un exitazo (toma sarcasmo), por fin ha alcanzado un desenlace. La cosa estaba empatada entre Haikyuu!! y Samurai Jack, este último ha resultado vencedor. Si no te has enterado de qué iba la historia, puedes votar aquí en los comentarios hasta el domingo 13 de diciembre. Como es mi encuesta, puedo hacer lo que me salga del ojete, así que prolongo el plazo. La pregunta es sencilla: ¿qué anime prefieres que reseñe para esta Navidad? Opciones: Samurai Jack, Haikyuu!! (1ª temporada) o Space Adventure Cobra. Visto lo visto, será la última vez que proponga algo similar y continuaré a mi libre albedrío. Así que aprovechad la oportunidad. También acepto sugerencias, claro. Viables.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Animierder otoño 2015 semana cuatro

No sé cómo demonios va a quedar esta entrada. Llevo ya varios días con un trancazo apocalíptico y si alguien me agita demasiado en la cama, probablemente quede reducida a un montón de temblorosos mocos con pijama. Las secreciones se están apoderando de mi organismo. Y la fiebre también. Por lo que deseo que el episodio de hoy de Dance with devils me levante un poco el ánimo (falta me hace) a la espera de que mi sistema inmunitario haga de una vez su puto trabajo. Como siempre, habrá spoilers.

CAPÍTULO OCHO

Hoy Peluchón no ha aparecido, snif... y ha quedado ya muy clara su traición. Cuando el morboso sadomasoquista lo estaba buscando para hacerle, sin duda, alguna maldad, el rubiales ha revelado que todavía era fiel a su antiguo amo, el gran demonio Lord Maksis. Peluchón quiere el grimorio para resucitar a su señor, por supuesto, que fue vencido y aprisionado por el Ojo-maligno-tras-la-cortina. Rivalidades entre reyes demonios y esas cosas. Aprovechando la coyuntura, anuncia al resto del consejo de estudiantes demoníaco que el grimorio no se encuentran en manos de la familia Tachibana, sino en Viena. Toma ya. Es una mentira flagrante, pero como los otros tres (musculitos reguetonero, idol florista y morboso sadomasoquista) no tienen demasiadas luces (bueno, el morboso un poco más) y sí les sobra malicia, se zampan la trola. ¿Por qué ha hecho esto el rubiales? ¿Para despistarlos? Es útil, desde luego, porque es plenamente consciente de que son sus aliados hasta cierto punto. Pero en realidad es para proteger a la saco de patatas y ganar algo de tiempo.

Este episodio me ha parecido soso. Mucho. Se ha centrado en el festival escolar y su baile más que nada. Ha tenido momentos absurdos, como el “secuestro” que han sufrido los tres mongolos (el morboso un poco menos mongolo) por su tropa de fans dementes. Eso ha tenido su punto.

dance2
¡No escaparéis, malditos!

Pero salvo el principio y los últimos minutos, ha sido un capítulo donde la cursilada ha dominado por completo. Los tópicos del reverse harem donde los machos se desviven por conquistar a la fémina protagonista, en este octavo episodio, han sido ridiculizados convenientemente; hemos tenido los instantes creepy con el lindo exorcista; y el baile del rey y reina de la fiesta (no lo dudéis, amiguitos, el rubiales y la saco de patatas) ha brindado la oportunidad de incluir el numerito musical más espeluznante y ñoño de lo que va de serie. La canción en sí no hace falta que añada ha sido espantosa, claro. Arco iris, estrellitas, paseos en barca, nubecillas algodonosas, unicornios y golden retrievers incluidos. Unos minutillos donde hemos podido disfrutar de una babosería sin igual que, evidentemente, es una parodia. Y fuegos artificiales, que no falten, plis.

dance1

La saco de patatas prosigue en su línea de lerdez intensa, alcanzando los niveles de ineptitud a los que ya nos ha acostumbrado: abisales. El vestido y sombrerito que ha lucido han estado a la altura de su estupidez supina, no se podía esperar menos; por no hablar de la escafandra (eso no es un traje, joder) que llevaba el rubiales. Todo muy hortera, como siempre

En general, el episodio se ha quedado a medio gas. Lástima. O es que a lo mejor estoy febril perdida y esperaba algo más pasadote. Entiendo que no van a ser todos los capítulos un desvarío continuo, pero tras dos bastante majetes, cierto bajón se ha notado. Incluso en la animación. Se han demorado con el bailecito más de lo que me habría gustado, pero episodios más relajados eran de esperar. No obstante, los últimos minutos han valido por todo el capítulo. Al menos en lo que se refiere a información. Lo que intuyo (ojalá no) es un apelotonamiento importante para el final de la serie, no quedan muchos episodios.

Los vampiros, ¡por fin!, han asomado el hocico cuando la saco de patatas, el lindo exorcista y la recibeplantones regresaban a casa después del festival escolar. De noche, en las oscuras calles. Muahahaha. Hemos averiguado el nombre de su líder: Lord Nesta, en boca de su subordinado de pelo verde. No le he puesto todavía mote, pero alguno caerá. Tiene pintas de transtornado sádico. Y venga, combates ortopédicos que han servido para que el drama alcance un clímax en el que la saco de patatas no ha podido evitar colapsar emocionalmente y ponerse a brillar como un reactor nuclear. El grimorio, que reacciona. Epic fail, porque deja completamente al descubierto dónde se encuentra en realidad. Tachán-tachááán. Y ahí acaba todo. Ah, la recibeplantones muere. Pobre moza, menudo papelón. A lo mejor la saco de patatas hace algo útil, para variar, y la resucita. O algo.

dance3
El lindo exorcista en plena transformación (voluntaria) en… whatever

No tengo mucho más que escribir. Estoy cansada, me está subiendo otra vez la fiebre y quiero regresar al lecho. Allí Isis aguarda. Espero que no se haya meado. También espero regresar del universo de las toses infinitas y los pitidos de oído pronto. Tengo reseña pendiente de Junji Itô.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Animierder Otoño 2015 semana tres

Capítulo séptimo y, para qué negarlo, con ganas de verlo un montón. ¿Me defraudará? Lo único que deseo, como ya comenté la semana pasada, es bizarrismo a mil y que el argumento me sorprenda un mínimo; quiero rollo rocambolesco de folletín. Resumiendo: diversión. A la saco de patatas (idiotaidiotaidiotaidiota) no se le puede pedir mucho más. Y como ya comenté en el segundo capítulo, no encaja mal con el tono de parodia que tiene la serie. Pero si mis deseos de asfixiar a Yamato eran bastante intensos, ni os cuento lo que me tengo que refrenar con esta pájara. Es lo que hay. El resto de personajes, como ya hemos ido viendo, son clichés más o menos desafortunados, a los que espero sepan exprimir en aras de la extravagancia, el disparate y la ridiculez. Dance with devils tiene que cumplir su función, que es hacernos morir de la vergüenza ajena. Nada de medias tintas. Y quiero más protagonismo para Peluchón. Hoy, muy amablemente, Jane me ha obsequiado por tuiterj con una preciosa foto de mi amado pomerania. ¡Gracias! 

Y eso, que me pongo a verlo. Regreso en un rato.

Capítulo siete

Aviso: está infestado de spoilers. Por todos sitios.

peluchonesunaestrella
La estrella de hoy será Peluchón

Pas de deux de fantasía e inocencia. Toma titulaco de episodio (me recuerda a mis tiempos de tortura en ballet). En realidad todos han sido de traca, refiriéndose a distintas danzas. Repasemos: Tango de pasión y seducción, Bolero de soledad y melancolía, Jitterbug de dudas y secretos, Breakdance de arrogancia e ímpetu (diosmíodiosmíodiosmío), Farandola de recuerdos y laberintosMuy estupendos.

Pero es lo de menos en este capítulo… LO DE MENOS, amiguitos. Por fin, empezamos a atisbar quién se encuentra detrás en realidad, al menos por la parte demoníaca, de la búsqueda del grimorio. El papá del rubiales (un ojo maligno detrás de una cortina, no es broma) le está apretando las clavijas por su falta de eficacia, y comienza a sospechar que algo no va bien… Nosotros ya lo sabemos: está enamorándose de la saco de patatas.  Aunque lo que realmente importa hoy es, como muy sagazmente Jane comentó por aquí, que el peliazul es Peluchón. Resulta ser, nada más y nada menos, que Cerbero. Toma ya. Me he hecho pipí encima del gusto.

peluchoncantamuybien
Peluchones cantando febrilmente

 

Por supuesto, es el protagonista del episodio de hoy, con un número musical inenarrable. Orfeón perruno y órganos de iglesia incluidos. Ha tenido hasta sus instantes emotivos: Peluchón vagando en la soledad de la noche, Peluchón aullando a la luna, Peluchón tentando a la saco de patatas con un pacto que libre a sus seres queridos del sufrimiento. Y con su simbolismo y todo, muy requetebiénPeluchón es malvado, como tiene que ser; un leal subalterno del demonio Lord Maksis. ¿Quién es ese? Ni idea, pero no parece el Ojo-maligno-tras-la-cortina. Peluchón se sirve de su apariencia irresistiblemente kawaii para, en el supermercado (concretamente en la sección de pinturas en aerosol y peluches) atraerla a su dimensión y hacerle una revelación que nadie sospechaba: ella es el grimorio. Ahora se entiende el Portal de Belén, el aroma a santidad que exhala y que, como es algo retarded, nadie le haya explicado un carajo ni tampoco la hayan preparado un mínimo para esta pequeña eventualidad. Lo oportuno, sin duda, es contarle todo el día anterior a la explosión grimorial de su organismo, porque cagada de miedo y con su C.I. subterráneo, lo asimilará mucho mejor. Lógico.

Este ha sido el episodio que más me ha gustado de todos hasta el momento. El argumento se ha desarrollado, como siempre, con multitud de agujeros y sinsentidos. Y, de nuevo, nos ha brindado información interesante. ¡La serie está arrancando definitivamente, señores! Información sobre que el grimorio abrirá las puertas del Gehena; que quien lo posea, dominará el mundo. Y el bando de los demonios parece estar disgregado, pero era algo que ya se intuía. El liderazgo del rubiales es más de palabra; y su padre, el Ojo-maligno-tras-la-cortina, lo tiene atado muy corto. ¿Podrán más los sentimientos que alberga su corazón de demonio que la lealtad a su familia, raza y ambiciones? Unos sentimientos que todavía no quiere reconocer, pero que a pesar de su personalidad de hormigón armado, casi todos ven.

peluchonesamor
Peluchón vigila en las sombras…

¿Y qué podemos decir del lindo exorcista? De nuevo, hemos visto su naturaleza oculta de… ¿vampiro, parece? Ese combate, o tendría que decir luxación anómala, que ha mantenido con el rubiales, es el preludio del drama y la tragedia. No es que se huela, apesta. Y espero que sea lo convenientemente exagerada y bizarra para dejarme bien satisfecha.  Quiero muchas lágrimas, sangre y amores desgarrados. Y traiciones.

El resto del elenco demoníaco no ha hecho nada de particular. Bueno, ha hecho el gañán con la rubiarecibeplantones, todo por competir y tocarse las narices entre ellos. Lo del látigo me ha gustado, completamente mongólico. Un 10. Y respecto al otro bando principal, los vampiros, seguimos sin saber más, y eso ya mosquea. Está algo descompensada la cosa, y ya es hora de que vayan explicando ciertos temas.

peluchonmatalamatala
¡Mátala, Peluchón!

Este séptimo episodio me ha encantado. Ya no solo porque Peluchón ha tenido un papel estelar, sino porque el nivel de bizarrismo va aumentando y divierte, divierte mucho. Subsana con creces sus carencias, que sospecho en parte son deliberadas (tienen que serlo, joder). Pero sí, es verdad, la saco de patatas es como unos hongos en los pies, a pesar de que hoy se ha comportado medio normal. Es una de las cosas de Dance with devils que estoy llevando peor… ains. La semana que viene, más.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Animierder Otoño 2015 semana dos

Hemos alcanzado el ecuador de la serie. Sexto episodio de Dance with devils ante el cual, sin haberlo visto todavía, me presento con cierta desgana y aprensión. Tras un primer capítulo nada malo, el resto ha sido una caída libre a los abismos de la mediocridad y cursilería más sonrojantes. Los números musicales y las escenas de acción ridículas me han ayudado a sobrellevar el tema, porque adoro la bizarrada; pero no sé si será suficiente para no convertir el seguimiento de este anime en una tortura. Este episodio puede ser crucial, necesito chicha. ¿Me la brindará? Después de verlo, os cuento. Habrá spoilers, advierto. No muchos, pero los habrá.

peluchón
♥ Peluchón ♥
Capítulo seis

Como ya se preveía, este episodio ha estado dedicado al bishie morboso, Shiki, que ha resultado ser un ángel caído (¿no lo son todos los demonios? Vaaaale, esto es un anime japonés, no un ensayo sobre teología judeocristiana) y ha utilizado la estrategia más inteligente por ahora: los propios recuerdos de Ritsuka. No esperaba menos del sadomasoquista, era el que mejor sensación me transmitía de los cuatro, a pesar de que tenga una fijación destructiva hacia Peluchón.

Honestamente, el episodio ha sido decente. Aunque la saco de patatas sea notoriamente retrasada; aunque algunos detalles del desarrollo del guion sean de cabezazo contra un muro de hormigón. Quitando todo eso (y otras cosillas más, lo admito), este capítulo ha aportado información importante de manera bastante curiosa además. La estructura me ha gustado y es muestra de que, aunque Dance with devils sea un producto mojabragas, dirigido sin ningún tipo de rubor al bolsillo de millones de adolescentes yonkarras en busca de carne, hay inteligencia detrás. Una inteligencia que, en ocasiones, hasta brilla. Como hoy. Gracias por instantes así, equipo de Dance with devils. Imagino que también sufriréis lo vuestro.

peluchonenpeligro
¡Huye, Peluchón!

El consejo estudiantil hace enfadar al morboso (todo muy estúpido, btw) y este, después de gritar que odia a Peluchón (algo que no sabíamos) decide resarcirse ganando terreno en la competición de sonsacarle información a la saco de patatas. A ella y a la amiga rubiarecibeplantones, las dirige a un museo de pintura muy especial, usando como cebo que ahí puede haber pistas esenciales sobre el paradero de su madre.

Su madre. Después de cuatro capítulos, por fin asoma la nariz. Inconsciente, en un enorme lecho rodeada de velos, incienso y vampiros. De esperar. Le han chupado la sangre, por cierto. Sigo pensando que su hermana tiene algún tipo de relación con todo esto. También quiero equivocarme. Su madre, que se llama… oh, María. El tema huele a mesiánico horriblemente. Ya no solo por lo del nombre, que podría ser casual perfectamente, sino por lo que muestra el numerito musical de este capítulo. ¿Eso qué es?  ¿El Portal de Belén? Esperemos que no tiren por ahí.

portaldebelen

El numerito musical, con pinceladas creepy (como diría Magrat) pero que requetecreepy, no es tan estrambótico como los de anteriores episodios. Hortera sí, como siempre, pero en realidad todo este capítulo respecto a lo bizarro es comedido. Como se da bastante información (aunque no se avance), tampoco se echa de menos. El recurso de los cuadros como memorias del saco de patatas, es interesante porque incorpora datos sobre el lindo exorcista, su tía y dos misteriosos personajes masculinos más. Lógicamente, conduce a más interrogantes. Y todo lo que ocurre no hace más que realzar la tremenda subnormalidad del saco de patatas. Es una inepta completa. En este episodio quien le salva el culo es la rubiarecibeplantones, que resulta ser una exorcista también. Pobre patatita, está rodeada de gente traicionera que le miente, oculta información, manipula e intenta exprimir esos conocimientos que su sencillo cerebro ni ha procesado siquiera. Vamos, la tratan como si fuera una incapaz mental… ¿quizá porque lo es? Eso sí, en esta serie nuuuuunca se cansan de resaltar su tremenda pureza mediante blancas palomas y hermosos comentarios en los que expresa que no soporta que el mundo sufra. Y perdona, perdona a todos, al planeta entero. Qué buena es la saco de patatas, una santa. Enamora hasta a los demonios más pérfidos. Me estoy socarrando, ya paro.

devils12
Iba a decir algo… pero no.

Dejando a un lado el pequeño (y esperable) bajón en la calidad de animación, a la insufrible saco de patatas, sus dos enamorados principales (el lindo exorcista y el rubiales pijo) y unas pocas estupideces bastante serias del guion, Dance with devils ha revivido un poco esta semana. El morboso sadomasoquista no parece tan plano como el resto (tampoco es la hostia, ¿eh?) y se han abierto nuevas puertas. Si a eso le unimos en el futuro un poco más de rollo bizarroide, este anime no pinta ahora tan mal a pesar de ser vulgar. Todo puede cambiar, claro, y degenerar. O no. Veremos la semana que viene.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Animierder Otoño 2015 semana uno 3/3

Ya estoy, por fin, al día con Dance with devils. Cinco capítulos en los que, poco a poco, me he ido arrepintiendo de mi promesa de seguir con esta serie hasta el final. Pero no voy a echarme atrás, ¡jamás! En peores plazas hemos lidiado, aunque admito que este anime puede convertirse en algo extremedamente vil. Confío en que la vertiente bizarroide de la serie y Peluchón, me brinden los instantes suficientes para hacer más digestiva la cosa.

devils7
Qué mala gente son estos demonios
Capítulo 5

Bueno, como lo hablaba con Jane en los comentarios de la anterior entrada, ya es oficial: Ritsuka Tachibana es tonta. TOOOOOONTA. Mucho. En este episodio ha estado realmente convincente en su papel de saco de patatas quejumbroso. Se comporta como tal, más pasiva no puede ser (bueno, a veces corre); si no le suceden más desgracias es o porque le salvan el culo otros o, como a un árbol de Navidad, la adornan con medallones y anillos mágicos protectores. Me encantaría, y lo digo seriamente, tener que desdecirme y que el saco de patatas se convirtiera en una persona normal. Una persona normal, repito, no Xena la Princesa Guerrera. Pero lo dudo bastante.

Aunque no todo iba a ser malo. Los momentos-patada han sido geniales. Nada mejor que interrumpir una clase de Historia sobre la gestación de la Primera Cruzada, que mediante un demonio badass revienta bisagras. Patadón, entrada triunfal en el aula, un par de comentarios incoherentes y salida por la ventana. Aquí no ha sucedido nada, señores, Urbano II está cocinando un buen potaje con Alejo I y… otra patada. Esta vez el lindo exorcista. Porque oh, sí, se me olvidó comentarlo, como buen hermanito psicópata, se ha matriculado en el mismo colegio que el saco de patatas. Para controlarla mejor y esas cosillas, ya que los candados no sirvieron de nada. Por cierto, menudo papelón está haciendo la amiga del saco de patatas, en todos los episodios le dan plantones o la abandonan muerta de la preocupación.

devils8
Declaración de principios

Los momentos musicales con Mage, el musculitos rebelde al que le gusta una especie de hip-hop deforme, han sido divertidísimos. Como las técnicas de los anteriores demonios no han funcionado (el rubiales paternalista y el florista seductor), el demonio musculitos prefiere acudir a métodos más directos como la intimidación. Vamos, ir de sexymalote.

Nota: no me gusta que Shiki el morboso torture a Peluchón. ¿Qué es eso de cogerle pelo sin su permiso para rellenar, ejem, ositos de peluche? Menos mal que luego se venga mordiéndole la cabeza. Je. Bien hecho, Peluchón, pero tampoco te pases demasiado, que el morboso aún tiene que mostrar sus cartas y, desde luego, tiene más potencial que el resto de compis demoníacos. Supongo que el próximo episodio estará dedicado a él y a cómo cae, por supuestísimo, completamente enamorado (a su enferma manera) del saco de patatas. O no.

Nota 2: las sospechas sobre el exorcista se van confirmando. Me gustaría que el tema no fuera tan obvio, que me sorprendieran un poquito. Porque entre lo del recurso del dulce aroma, las tiernas lágrimas de desengaño, la pelea entre el exorcista y el musculitos, y su originalísimo desenlace, todo está teniendo un regusto a ajo poco agradable. Vale, lo sé. Sigo esperando demasiado de este anime. Y no es realista. No obstante, la animación está manteniendo un nivel bastante bueno. No tengo nada que decir al respecto.

Nota 3: si el triángulo amoroso sangrante y trágico hace finalmente su aparición, alguien deberá atarme fuerte al frigorífico para impedir que me arroje por el balcón. Aviso con tiempo.

Ay.

Buenas noches, buenos días, buenas tardes.

Animierder Otoño 2015 semana uno 2/3

Y el ratillo se convirtió en varias horas. Muchas. But here I go again. Para los despistados, estas dos últimas entradas y la siguiente, estarán dedicadas a la onerosa faena de ponerme al día con el animierder que he elegido para este otoño 2015: Dance with devils. Los que soléis leerme, ya sabéis que no hay nada que me provoque una urticaria más intensa que un reverse harem con protagonista imbécil (bueno, y la Coca-Cola)… ¿es Dance with devils uno de ellos? Todavía lo estoy descubriendo.

devils4
Estos son los mozos recios que componen el serrallo de Ritsuka-chan (de izda. a dcha.): Shiki el morboso, Lindo el exorcista, Rem el rubiales pijo, Urie el idol florista y Mage el musculitos.
Capítulo 3

Salvo el perturbador detalle, que me está emparanoiando cosa mala, de que Lindo y el rubiales me parecen la misma persona pero con diferente peluca, este episodio ha sido todo lo enloquecido que pudiera desear. Todas las aventuras de nuestra apreciada Ritsuka en los dominios del demonio florista (un jardín decimonónico y una Feria), han sido tan predecibles como entretenidas. Todas esas lacayas de antifaz hortera veneciano dan bastante yuyu, y Ritsuka hace gala de su habitual sagacidad al meterse en la Casa de los Espejos. Urie, cansado de que la estrategia del rubiales no acabe de funcionar, decide por su cuenta y sus propios métodos, sonsacar a Ritsuka información sobre el famoso grimorio. El demonio florista es un seductor nato, y está a punto de someterla cuando aparece su eterno salvador: el rubiales pijo.

El hermano de Ritsuka me cae fatal. Es el tradicional sobreprotector y tirano, encima de grosero. Aunque también es pronto para decir algo más, y parece oculta muchas cosas de sí mismo. Pero, de momento, por mí como si lo envían a Papúa Nueva Guinea de misionero entre tribus caníbales. Estoy de tiparracos posesivos en los anime hasta el moño, por muy bishies que sean. Y en Dance with Devils están comenzando a asomar varias jetas ya. Vaticino un aumento de la producción de bilis en mi organismo conforme avance la serie.

El detallito mono de este episodio ha sido ese soberano homenaje a Utena. Además, ha ocurrido en pleno delirio festivo-musical de flamencotango, todo muy pasadote de vueltas, la verdad. Por otro lado, no sé quién es el tipo de pelo azul que brota ahí de repente, pero le seguiremos la pista. He echado de menos a Peluchón. Snif.

devils5
OYOYOYOY
Capítulo 4

Sobre el lindo exorcista: o no es en realidad hermano de Ritsuka o alguien debería ilustrarle sobre el concepto de incesto. Porque esto no es ni medio normal. Tampoco es normal poner candados en ventanas y puertas para impedir que salga de casa. La muchacha ya nos estamos dando cuenta todos de que no tiene excesivas luces, pero de ahí a tratarla directamente como a un presidiario, dista un abismo.

Dejando estas particularidades a un lado, se aprende un poco más sobre la lucha entre demonios y vampiros, que para dominar el mundo necesitan del célebre grimorio que se encuentra custodiado por la familia Tachibana. La escena en el desván (o lo que sea) con el oso de peluche gigante de testigo, no está a la altura de la del episodio segundo (la cocina), pero es un dislate de ridículo total. Casi he llorado de la vergüenza. Casi. Me pregunto también qué tiene por sí misma Tachibana para que su madre y el lindo exorcista deseen protegerla de manera tan férrea. Y es cansino ya, la típica chica mediocre normal, con personalidad de macarrones blandos, que fascina a todo macho en 100 kilómetros a la redonda porque tiene noséqué (generalmente algún tipo de discapacidad intelectual). Y también me pregunto si el lindo exorcista será humano o se tratará de un malvado demonio/vampiro, al que el abuelo folclorista salvó la vida. Or something. Me lo estoy inventando, por supuesto, pero se sospechan cosas.

A estas alturas, no hay ningún personaje en la serie, salvo Peluchón, que llame mi atención de verdad. Ritsuka está empezando a ponerme MUY enferma, su hermano es un obseso patológico, el rubiales es como un bloque de hormigón, el florista es un guaperas listillo y de los otros dos demonios no sé todavía gran cosa, al igual que de la amiga de la protagonista. El peliazul parece interesante, pero solo conocemos de él que actúa como le sale del ojete y trolea. Guay, ¿y qué más? El elenco, en general, me aburre. Ya es hora de que se explayen un poco con cada uno, ¿no? Y que los vampiros, aparte de hacer de saltimbanquis y ser reducidos a cenizas, muevan ficha respecto a la madre de Ritsuka… A lo mejor está con su hermana fallecida, que en realidad es la líder de los vampiros. Me lo acabo de inventar (otra vez), que conste. Creo que espero demasiado de este anime… todavía albergo esperanzas.

Peluchón solo ha salido un par de segundos y ni siquiera ha ladrado. Estoy decepcionada.

devils6
¡Corre, Ritsuka, corre!

Mañana, última reseña para estar ya al día. ¡Y que viva el fin de semana!

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Animierder Otoño 2015 semana uno 1/3

Como me da en el hocico que voy a dormirme de nuevo en los laureles con el blog, he decidido hacer una mini-sección que me obligue a escribir todas las semanas. Aunque solo sean cuatro gilipolleces. Llevaba rumiando la idea un tiempo y, por fin, ha salido a la luz. No es algo que tenga demasiado sentido en realidad, pero me servirá de guía en los momentos de perezón y desencanto. Como hacer resumen semanal de los anime que sigo me parece una pesadez, he preferido escoger para comentar solo uno. Pero no uno cualquiera, un anime que, a priori, me parece espantoso. Al menos desde mi punto de vista, que no tiene que coincidir con el vuestro. Tampoco busco ofender a nadie porque, si lo pensáis bien, no voy a hablar de vuestra familia, sino de una serie de animación. No hay nada personal. Y recuerda, siempre puedes acudir al sabio consejo del tío Harry para calmar las aguas.

dansedevils
Dance with devils

Efectivamente, mis queridísimos (y escasísimos) lectores: the chosen one es Dance with devils. En un inicio iba a ser Diabolik Lovers More, blood porque sus pintas me daban mucho más repelús. No creía necesario ver la anterior temporada (dios mío) ya que suponía (ERROR, ERROR) que una serie de naturaleza tan mongólica no podría darme excesivos problemas. Pero me los dio. Simplemente no pude con ella. Tengo cierta dignidad, aunque no os lo creáis. Solo añadir que el daño que ha producido Twilight es de unas dimensiones que jamás podría haber imaginado. Me pregunto muy en serio a quiénes van dirigidos estos productos, porque las fans de la saga de Meyer ya habrán crecido y madurado un mínimo… y dudo que una degeneración tan bochornosa del tema pueda atraerlas. Es un insulto a la inteligencia de cualquiera.

Así que, siguiendo el consejo de Shelly, le eché un vistazo a Dance with devils, animada también porque tenía algo de musical (los amo) y Jane la había comenzado a ver. No esperaba (ni espero) gran cosa de ella, pero estoy completamente segura de que no es la cosa esa denigrante de vampiros maltratadores con esclava humana oligofrénica.

devils3

Sé que empiezo esto un poco tarde porque Dance with devils va por su quinto capítulo, pero a lo largo de estos días iré alcanzando la actual emisión para, a partir de ahí, hacer una entrada semanal. Aviso: no pienso abandonarla. Aunque se convierta en una abominación o me haga caer en letargo. Hasta el final, como una campeona.

Hoy escribiré sobre los dos primeros, que de momento son los únicos que he visto. Repito que estas reseñas solo van a cumplir la función de mantenerme activa en el blog. No voy a profundizar demasiado ni a soltar grandes peroratas, por lo que si esperáis una crítica detallada… mal. Majaderías soltaré unas cuantas y siempre, siempre, sin propósitos ofensivos. Es cansino tener que insistir tanto en este tema (y casi siempre inútil), pero por mí que no quede.

Comencemos entonces con una breve introducción de la serie. Se trata de un proyecto multimedia conjunto, lanzado por la compañía de videojuegos Rejet y las dos productoras musicales Elements Garden y Avex. El manga empezó en septiembre, el juego para la Play saldrá en marzo del 2016 y el anime, que es lo que nos incumbe, se dejó en manos de Brain’s Base con estreno el pasado 7 de octubre. A Brain’s Base le tengo cariño porque me ha alegrado la vida con Baccano!, Kuragehime, Mawaru Penguindrum y alguna cosilla más, pero no soy persona de las que confíen ciegamente en los estudios. La mierda puede brotar por doquier. De hecho, este Dance with devils me recuerda levemente a un producto suyo, Kamigami no Asobi, un reverse harem bastante insulso del año pasado. Pero si la protagonista femenina es al menos tan apañada como la de Kamigami y no resulta una florecilla con retraso, se hará bastante más tolerable.

¿Y de qué va este anime? Pues es un shôjo sobrenatural plagado de bishies. Ritsuka Tachibana, que vive con su madre la witch translator, acude a una escuela privada muy chachi junto a su amiga Azuna Kuzuha, donde llama la atención del presidente del consejo estudiantil por motivos algo confusos, al menos inicialmente. Lo que no sabe Ritsuka es que los miembros de dicho consejo son todos demonios en pos de un grimorio que perteneció a su difunto abuelo, un eminente folclorista. Sin embargo, ellos no son los únicos interesados en ese libro, también un grupo de vampiros anda tras él y secuestra a la madre de Ritsuka. Uf, casi he contado el primer episodio. Pero es que el argumento tampoco tiene mucha más enjundia.

Capítulo 1

devils2

Ya desde el principio este anime nos deja claro que la música va a tener su peso. El comienzo es épico y todo lo cursi que cabría esperar, pero muy divertido. La verdad es que este primer episodio ha resultado inesperadamente agradable. Me temía algo mucho más tontorrón y una protagonista anodina, pero se ha mantenido dentro de la media, con una ingenuidad un poquillo molesta, pero decente. Olisqueo en algunos detalles incoherencias que barrunto se harán más habituales conforme vaya avanzando la serie; así como instantes grandilocuentes de profundo absurdo. Esa aparición del rubiales en su limusina Rolls Royce para salvar a la mozuela y la posterior ¿pelea?, han sido pelín marcianas. Solo espero no me hagan llorar más adelante… demasiado. Eso sí, intuyo que el perrito me dará bastantes alegrías. Por cierto, creo que no lo he entendido bien, pero… ¿el hermano de Ritsuka se llama Lindo? ¿En serio? ¿LINDO?

Capítulo 2
peluchón
¡Ataca, Peluchón! ¡Desgárrale el escroto!

Lo primero que no entiendo es cómo Ritsuka permanece tan apacible mientras su madre se encuentra desaparecida y en manos de unos delincuentes que han asaltado su casa (y que encima son vampiros, aunque eso ella no lo sabe). No me la creo. Su confianza alucinada en el rubiales me hace pensar que, esa primera sensación de que pudiera resultar una chica hasta medio normal, fue claramente un espejismo: es una atontada. Imagino que la cosa no tardará en evolucionar a retarded. Pero observando la serie en este segundo episodio, creo que posee un tono de parodia que casa muy bien con una pánfila como Ritsuka. Todo es como muy excesivo y tremendamente hortera, roza el ridículo por momentos y, mezclado con los minutos musicales donde se ponen a cantar y bailar, creo que puedo llegar a disfrutar este anime ya solo por su faceta bizarra.

En este segundo capítulo, nos han presentado mejor al resto de demonios que forman el consejo de estudiantes, dejando más o menos claro el cliché que personifica cada uno. Histriónicos todos, por supuesto, y hemos vislumbrado que el rubiales podrá ser su líder… pero en el fondo van por libre. Ay, el rubiales, que no le gustan las shiitake, ¿se estará enamorando de la mema pureza de Ritsuka? Y ella, pobreta, a la que solo quieren seducir por interés… Lo mejor de este episodio ha sido, sin duda, la secuencia de la cocina y su patada voladora. Creo que no había visto una escena tan ortopédica en bastante tiempo.

dogs
Peluchón rules!!

Me ha hecho mucha ilusión que en el aula de literatura estuvieran leyendo El Tren nocturno de la Vía Láctea. Este anime, aparte de una sección técnica y arte muy dignos (hasta ahora), tiene detallitos así de monos. Ah, el nombre del perrito es Roen pero en Sin Orden ni Concierto se llama Peluchón. Punto. Es por si no os habíais dado cuenta. Aclaro también que no suelo comentar casi nunca los openings ni endings porque para decir continuamente que me parecen cagarros, mejor no escribo nada. Dance with devils no es una excepción.

Y esto ha sido todo por hoy. Dentro de un ratillo, los episodios 3 y 4. Que primero tengo que verlos.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.