Otoño: steady, ready, go! – 1

Ya han comenzado los debuts otoñales de animes. Ya empieza a infestarse internet de opiniones y veredictos. Yo no iba a ser menos.

El primer capítulo de una serie muchas veces no significa nada. Puede dar una impresión errónea sobre lo que llegará a ser, por lo que pienso que es una sandez hacer un análisis profundo. Todavía faltan por estrenarse unos cuantos de los que tengo planeados seguir, por supuesto, así que seré breve.

Luna de Otoño en Ishimaya de Kikugawa Eizan (circa 1800)
“Luna de Otoño en Ishimaya” de Kikugawa Eizan (circa 1800)

World Trigger

Como esperaba de Toei, la animación es una completa mierda; la música es una bosta también y el desarrollo general ha sido un insulto a la inteligencia de cualquiera. Hasta un niño de once años encontraría este capítulo manido. Lo único que me podía consolar algo, las esperadas escenas de acción (en la segunda parte), han sido de mongolismo profundo. En resumen, no he sabido si echarme a llorar o a reír. ¿Algo bueno? Que acaba de empezar, veremos qué pasa más adelante.

trigger

Fate/stay night: Unlimited Blade Works

No podía ser de otra forma, primer capítulo impecable, meticuloso y emocionante: PERFECTO. EN TODO. Me ha dejado babeando como al puto perro de Pávlov: quiero más. Quizás para aquel que no sepa de qué va el rollo, pueda resultar un poquitín confuso (aconsejable ponerse al día con la saga Fate), pero los datos se dosifican convenientemente y el ritmo de presentación es bueno. Esto no ha hecho mas que empezar, claro, pero ha sido con excelente pie. Espero no llevarme un chasco, sería además un chasco brutal.

fatenight2

Shingeki no Bahamut: Genesis

Con un comienzo del capítulo grandilocuente y wagneriano (batalla épica tremenda), el resto se ha desarrollado con una acción trepidante a ritmo de una banda sonora impetuosa (con trompetas y castañuelas incluidas jaja LAS ODIO). No han faltado los típicos momentos cómicos, por supuesto. A ratos parecía un western y a otros una peli de Indiana Jones, excesivo lo mires por donde lo mires. Me ha entusiasmado, ¡¡¡me encanta el género de aventuras tan pasado de vueltas!!! Aunque se huelen muchos tópicos de espada y brujería, han sido veinte minutos que han captado mi atención por completo. Sin resuello me he quedado. Imagino que conforme vaya avanzando la serie, irán alterando el compás, ya que este primer capítulo ha sido como un tsunami, y del argumento no se ha desvelado mucho. La animación, a pesar de que el CGI me suele crispar, es magnífica; y los diseños minuciosos y esmerados. Exuberancia es la palabra que define este estreno. Veremos si no se me acaba indigestando.

Me gusta el vinoooo
Me gusta el vinoooo

Magic Kaito 1412

La verdad es que no sabía muy bien qué esperar de este anime como ya indiqué en otra entrada; estaba expectante aunque me temía que fuera una serie algo infantiloide. Y este primer capítulo por lo menos ha confirmado esa sospecha. No pasa nada, eso tampoco es un defecto en sí. Plagada de momentos absurdos y alocados, esta primera toma de contacto, a pesar de que no puedo decir que la deteste, si es algo meh. Ha sido un arranque un poco sin pies ni cabeza, la comedia es estándar y la estructura un poco desordenada. La animación a grandes rasgos es decente, sin embargo cuando hace acto de presencia el CGI se convierte en un espanto (esa jukebox, DIOS MÍOOOOO). No me ha enganchado, y la banda sonora en algunos momentos parecía el tema de apertura de The Love Boat. Eso concretamente me ha hecho gracia. Continuaremos viéndola de todas formas.

Y aquí finaliza esta mini-entrada. A partir del día 9 de octubre, continuaré con el resto de animes que faltan por llegar.

Aku no hana: brotes perversos

惡の華

Odilon Redon - Les origines II y eut peut-être une vision première essayée dans la fleur (1883)
“Les origines II y eut peut-être une vision première essayée dans la fleur” (1883) de Odilon Redon

Como amante del decadentismo, parnasianismo y simbolismo del s. XIX, no podía dejar de lado un manga que directamente tomaba el nombre de una de las obras cumbre de la literatura francesa de esa época: Las flores del mal (1857) de Charles Baudelaire. Para mí era una cuestión de tiempo el acercarme a esta obra de Shuuzou Osimi. Además, por lo que pude columbrar previamente, las constantes alusiones al pintor Odilon Redon (¡¡¡lo venero, lo idolatro, lo reverencio!!!) en el dibujo, hacían inevitable mi colisión con el manga. Como un meteorito, fiuuuuuuuuuuuuuuuuuuu. Shuuzou Osimi seguro que sabía de la colección de litografías que Redon realizó en 1889 para Las flores del mal (no me extraña teniendo en cuenta que lo que conocía de Osimi era una auténtica bizarrada dedicada al arte y… los penes). Me daba buen karma el tema (soy fácil de persuadir si se me coloca un cebo conveniente), por lo que decidí calcular ese encuentro galáctico una vez hubiera finalizado el manga (en mayo de este año acabó: 57 capítulos en once volúmenes). Y ya lo he terminado de leer. Hace un par de horas.

Pasando como de la mierda de las infinitas opiniones ya vertidas, donde sobre todo se la considera una obra maestra; y pasando también muchísimo de las controversias y escándalos que ha provocado, Aku no hana no me ha gustado en general. No me ha gustado, pero recomiendo su lectura fervientemente. Y no, no me estoy contradiciendo aunque lo parezca.

Pero antes de comenzar con mis habituales pajas mentales, antes de que empiece a desvariar, vayamos a lo básico, ¿de qué va Aku no Hana? Simplificando al máximo, el argumento sería el siguiente: el zagal Takao Kasuga, un bibliófilo de tomo y lomo (especialmente obsesionado con Las flores del mal de Baudelaire), se ha metido en un pequeño problema al robar impulsivamente la ropa de gimnasia de su compañera de clase y amor platónico Nanako Saeki. El pequeño problema no es el hurto en sí, sino que es descubierto por la colega que se sienta detrás de él, una extraña y agresiva muchacha llamada Sawa Nakamura. Nakamura comienza entonces a chantajear al pusilánime de Kasuga ferozmente y se monta un cristo de mil pares de cojones.

Hasta aquí nada raro, ¿verdad? Y una mierda. Este manga es retorcido y extravagante hasta decir basta. Por lo menos lo es hasta el capítulo 34, donde se alcanza el clímax de enajenación total. Y es que Aku no hana tiene dos partes bien diferenciadas hasta estilísticamente hablando. Si en la primera el dibujo de los personajes es aniñado, en escalada de total vesania acorde a la historia; la segunda es mucho más madura y serena, donde el argumento también da un giro melodramático (lógico por otro lado) que hace que el manga en general, para mí, vaya cuesta abajo.

aku no hana

El lector occidental que se enfrente a Aku no hana debe tener claras una serie de nociones sobre la sociedad japonesa ya de principio, porque si no, puede considerarla una historia algo mmmm… digamos que mojigata (su detonante sobre todo). No es que yo sea especialista en Japón ni muchísimo menos, pero con lo poco que sé y poniéndome en el pellejo de un japonés medio, este manga es bastante salvaje. Decir esto de la nación donde surgió el muzan-e puede sonar un tanto imbécil, pero cualquiera que haya querido informarse un mínimo a través de libros, mangas, películas o animes (o que haya estado allí) sabe que en la sociedad japonesa hay una represión formal respecto a la sexualidad bastante importante. No a la manera victoriana, sino a su propia y japonesa forma, enfermiza y fetichista. Me viene a la cabeza el tema de los buruseras, esos negocios donde se venden, entre otras prendas, bragas usadas. Y cuanto más usadas estén, más valor tienen. Hasta existen máquinas expendedoras del tema. Una institucionalización de las parafilias tal cual. Todo esto en una sociedad tradicional, impasible y disciplinada, donde se da más valor al colectivo que al individuo; con un culto a la forma y la cortesía exquisito y una estructura vertical social (tate shakai) incomprensible para un americano o europeo. Y claro, por algún sitio tienen que reventar los pobres japoneses.

Y de reventar (y sus consecuencias) va precisamente este manga.

aku-no-hana-manga-01

El que Shuuzou Osimi haya escogido Las flores del mal como estandarte de esta obra no es casual. Tampoco son fortuitas sus referencias a otros artistas como Rimbaud, Goya, Redon, el dadaísmo, Breton, Dalí o Topor. No son mero envoltorio para quedar de listo, tienen su sentido (y es un placer encontrarse con esos bonitos detalles).

Las flores del mal fueron un purgante demasiado potente para la sociedad francesa de la época, una obra en la que Baudelaire hablaba sin tapujos de lo morboso, la pesadilla, la decadencia, la muerte, el sexo… y, sobre todo, de su hastío existencial o spleen. Baudelaire describió su propia vida bohemia y diferente, rompiendo los esquemas artísticos previos y quebrando las convenciones sociales. Las flores del mal fueron una revolución que le costó al poeta ser acusado por el gobierno francés de atentar contra la moral pública y las buenas costumbres; y de ofender a la moral política y religiosa. Baudelaire fue multado y su obra mutilada. Esta censura no se levantó hasta el año 1949.

¿Por qué cuento esto? Porque Aku no hana va de eso: del spleen o vacío existencial que sienten Kasuga y Nakamura en una sociedad como la japonesa que los asfixia (y encima en una ciudad pequeña). Kasuga se evade de esa prisión, y también de su propia mediocridad, a través de la lectura de libros que no entiende (pero le hacen sentir especial), para luego pasar a experimentar en carne viva Las flores del mal, para luego verse abocado a comprender lo que significan y lo que son cuando se topa con Nakamura, víctima también del spleen, de la soledad, la incomprensión y la locura. El paralelismo entre Baudelaire-Jeanne Duval (la Venus Negra, amante del poeta) y Kasuga-Nakamura es incuestionable: una relación tortuosa de amor-odio, sadomasoquismo y profunda tristeza.

aku-no-hana-01

Shuuzou Osimi escoge como protagonistas, por supuesto, a adolescentes. La difícil transición de niño a adulto, la búsqueda de uno mismo en un mundo que resulta ser una mierda, la rebelión frente al adocenamiento social y todas esas cositas tan típicas que se atribuyen a la pubertad (Aku no hana no deja de ser un bildungsroman). Ya sabemos que los quinceañeros son bombas de relojería humanas. Y es lo que tratan de hacer Kasuga y Nakamura, escapar al otro lado a través del escándalo, la violencia y la muerte. Hay mucho más, claro, pero eso me obligaría a hacer unos spoilers del tamaño de Betelgeuse como poco, y no estoy por la labor.

Aku no hana es un manga que deslumbra y está bien planteado. Es realista y tiene un sentido del humor sinuoso. A pesar de su embalaje de aires literarios y artísticos, la historia que cuenta es directa y simple. La historia, claro. La historia en sí, repito. Cierto que a Kasuga, sobre todo en los primeros capítulos, me daban ganas de patearle el culo y cuando Nakamura se cebaba con él, sentía mucha satisfacción. Pero la evolución del personaje es buena, incluso a partir de la segunda parte, lo que no puedo decir de Nakamura al final. Nanako Saeki también se desinfla un poco, aunque brinda momentos épicos de violencia sexual totalmente inesperados para un rol como el suyo. Y creo que ya he contado demasiado, hasta me he pasado.

aku-no-hana-2106453

No es un manga con contenido sexual explícito, que conste, aunque el sexo juega un papel importante. Tenía muchos ingredientes para que me hubiese gustado MUCHO, pero en conjunto no ha sido así. El final me ha parecido demasiado convencional, aunque bien pensado, no podría ser de otra forma si se buscaba coherencia. Pero desde luego, no he considerado su lectura una pérdida de tiempo. De hecho, si voy bien de pasta, es probable que aprovechando que Norma lo está publicando, me vaya haciendo con él. Es un manga de esos que merece la pena releer.

Del anime, del que también se ha hablado largo y tendido, haré una reseña más adelante. PORQUE TELA.

Koe no Katachi: crudo como el sushi

聲の形

Koe no Katachi o La forma de la voz en español, es un manga que todavía no he terminado de leer. Básicamente porque está sin finalizar, aunque su autora, Yoshitoki Ouima, ya ha anunciado que el 12 de noviembre acaba. Hasta ahora van 7 volúmenes y he leído 54 capítulos.

Hace un tiempo leí el one-shot del mismo nombre y me encantó… aunque también me dejó muy mal cuerpo. Lo que podría haber sido un melodrama supurante de moralina, en realidad resultó un retrato despiadado de la crueldad e hipocresía humanas. Sin zarandajas ni sentimentalismos. ¡GRACIAS! Así que cuando me enteré de que estaban desarrollando la idea principal del one-shot en una serie, decidí darle una oportunidad.

kjoe no katachi

AVISO: El que busque una historia bonita con una moraleja en la que triunfe esa verdad mentira universalmente aceptada de que el ser humano en el fondo es bueno (vete a la puta mierda, Rousseau), lo lleva claro. Esto es un manga realista. Claro que hay búsqueda de perdón, claro que hay deseo de redención: no es un manga gore, leñes. Es un drama, es un shounen, no una tragedia griega. Pero es realista, insisto, lo que equivale a que no haya compasión.

Sí, soy consciente: estoy dando rodeos sin explicar el argumento; porque hasta yo, cuando me enfrenté la primera vez a la lectura de este manga, tenía mis prejuicios. Y MUCHOS. ¿La razón? Los dos temas principales de Koe no Katachi: la minusvalía física de su protagonista femenina y el acoso escolar. Si no se saben llevar bien (y encima un 2×1) pueden surgir auténticos monstruos de la diabetes; pero Koe no Katachi ha sabido esquivar con maestría los escollos. De hecho, el one-shot original, tuvo problemas a la hora de encontrar un magazine que lo publicara debido a su contenido y cómo se trataba… a pesar de que además había sido premiado. Líos judiciales retrasaron su salida tres años. Para flipar. La ultra-corrección política de la sociedad japonesa en algunos aspectos es desesperante: no pasa nada si dibujas una historia de una tipa que se lo monta con pulpos, pero ojito con qué cojones dices sobre el bullying o los discapacitados. DE ESO NO HAY EN JAPÓN, COÑO, NO INVENTÉIS.

Shouko Nishimiya
Shouko Nishimiya

Pero regresemos al meollo: ¿de qué va Koe no Katachi? El planteamiento es el mismo que el del one-shot y, a partir de ahí, Yoshitoki Ouima lo hace crecer.

Este manga tiene dos protagonistas principales: el tarambana y egoísta Shouya Ishida; y la sumisa y tímida Shouko Nishimiya, que es sorda. Ella accede a la misma clase del colegio que Ishida y, poco a poco, de la curiosidad inicial que provoca en sus compañeros, pasa a ser una víctima en toda regla de acoso escolar. Este acoso además capitaneado por Ishida, cuya insidia espolea la crueldad del resto.

Los perfiles psicológicos son diáfanos: la pasividad y bondad insoportables de Nishimiya provenientes de la profunda culpabilidad que siente por su discapacidad; y la ferocidad y odio irreflexivos de Ishida por la búsqueda de reconocimiento a toda costa. Pero hay mucho más, claro. La mangaka no se corta ni un pelo a la hora de plasmar la actitud cobarde de los que giran la cara hacia otro lado, el fariseísmo e insensibilidad de los profesores, la desbandada irresponsable cuando hay que asumir el mal cometido, el chivo expiatorio como solución exclusiva, etc, etc, etc.: un repaso a la sociedad japonesa de los que hacen historia (y muchos matices serían también extrapolables a otras sociedades, por supuesto). El sempiterno odio a lo distinto, el desdén hacia el débil. Y todo visto, al menos al principio, desde el punto de vista del villano Ishida, cuya evolución es trascendental para la historia. Su caracterización es genial. La serie, como ya hemos dicho, retoma el one-shot y se sitúa cinco años después del espantoso bullying al que someten a Nishimiya. Prefiero no contar más del argumento, todo lo que añadiera sería estropearlo sin remedio.

koe-no-katachi-4553203

No es una serie para corazones delicados, a mí hubo momentos en los que me generó un rencor y desprecio que pocas veces había sentido antes leyendo mangas. Menos aún es para los que andan a la caza de romance, este tebeo no va de eso, aunque pueda parecerlo. Tampoco busca dar lecciones éticas, lo que es un verdadero alivio. Es un manga duro pero, por supuesto, sabe dar treguas y tiene momentos ocurrentes (me encanta la sobrinita hafu de Ishida, tenía que decirlo). Aunque no se aleja mucho de la amargura, no hay puntada sin hilo. Y todo ello a través de un dibujo de trazo grueso y algo desmañado, pero de una enorme dulzura. Los personajes tienen un toque moe que lejos de molestar, hacen un interesante contraste con la historia. No es un dibujo bonito ni detallado, y tampoco hace falta que lo sea.

Veremos qué final le otorga a su historia Yoshitoki Ouima. Se puede intuir lo que tiene pensado (si es eso, a mí no me gusta, pero es que no soy fan de los happy endings) e iría acorde al espíritu general del manga que, a pesar de su aspereza y que pone a los seres humanos a la altura de las cloacas, es optimista.

No digo más (bastante morralla he soltado). Solo resta LEER.

じゃーね 夏

Hasta luego, verano.

La temporada de animes estival está llegando a su fin. Son unos cuantos los que empecé y pocos han sobrevivido a la criba. Por diferentes motivos, destacando el aburrimiento, la decepción y directamente el asco, solo he continuado viendo cuatro: Barakamon, Zankyo no terror, Gekkan shoujo Nozaki-kun y Ao Haru Ride.

Dejé completamente atrás, por nombrar un par, Tokyo ESP y Sailor Moon: Crystal; y aunque me podría haber reenganchado a otras series como Nobunaga Concerto, Tokyo Ghoul o Aldnoah Zero (de estas dos últimas ya hay anunciadas segundas temporadas para enero), he preferido utilizar el verano para haraganear como un perro en vez de pasar tanto rato delante de una pantalla. Ya las veré más adelante.

Quizás es un poco pronto para hacer una evaluación (sobre todo porque todavía no han finalizado); y aunque siempre puede escacharrarse un anime con un final patético, las impresiones generales ya las tengo bastante claras. A por ellas entonces…

"Mujer joven bajo chaparrón de verano" (1765) de Suzuki Harunobu
“Mujer joven bajo chaparrón de verano” (1765) de Suzuki Harunobu

Barakamon

ばらかもん

Barakamon no contaba con ninguna idea especialmente original en sí para empezar. El tema del urbanita altanero y pagado de sí mismo que es exiliado al remoto mundo rural (idealizado, claro) para aprender las cosas verdaderamente importantes de la vida (ya sabéis, la amistad, el amor, la paciencia, la humildad, blablablá) y lograr reencontrarse consigo mismo, está bastante trillado y ya no solo en los animes o mangas. También las similitudes con otras obras como Yotsubato! y que fuera un slice of life con toques de comedia, no eran para mí indicios de que Barakamon se fuera a convertir en una de las series de mi vida.

naruyotsuba
Naru vs. Yotsuba

Y, ciertamente, no es una de las series de mi vida, pero sí una de las de este verano sin duda. Seguramente se deba a que el nivel general de los animes que he estado viendo (y abandonando) ha sido penoso, pero tampoco quiero restarle méritos a Barakamon.

No sería justo.

Barakamon, a pesar de no ser la serie más innovadora, ha sabido aprovechar a la perfección sus bazas haciéndose querer inmediatamente. Porque Barakamon no cambiará el rumbo del planeta, pero distrae de manera eficaz y lúcida; con una animación digna y sin grandes artificios. Un slice of life típico que hace reír a carcajadas. La palabra que utilizaría para definir Barakamon sería sencillez, que no es lo mismo que decir simplón. Barakamon posee elegancia y sabe fluir sin gilipolleces. Ha tenido algunos capítulos mejores que otros, por supuesto, pero privado de altibajos importantes.

barakamon2

Salvo algunos momentos en los cuales yo, personalmente yo, no aguanté bien la “blandura” propia de este tipo de series, reconozco que Barakamon de almibarada tiene lo justo y preciso. Es una serie totalmente recomendable si se tiene en cuenta lo que es; y no se olvida que el peso recae en los hombros de prácticamente solo dos personajes: la pequeña Naru y Handa sensei. El resto están más desdibujados. No hay que pedir peras al olmo tampoco.

Espero que el final esté a la altura de lo que ha sido el anime durante estas semanas, aunque con una monumental memez tendrían que descolgarse para que resultara ser una decepción.

Ao Haru Ride

アオハライド

No voy a repetirme más, en la anterior entrada dejé mi reflexión sobre este anime y lo que podría haber sido si se hubiera planteado de otra forma.

Ao Haru Ride satisfará a los fanáticos del manga sin problemas (a pesar de que saben que lo interesante está por llegar) y los que vean en crudo la serie no se llevarán una gran impresión, salvo en estos últimos episodios donde las cosas despegan… y se truncan, of course. Un anime que queda en amago de buen anime.

Una lástima. Si las ventas del DVD/BD no son las esperadas, la serie quedará en el limbo, como muuuchas otras antes que ella. Lo dicho, una lástima, es un manga que merecía mucho más en su adaptación animada.

ao_haru_ride_episode_3_ath022

Zankyou no Terror

残響のテロル

Tenía unas expectativas muy altas respecto a esta serie, la verdad, y ha resultado un pequeño bluff hasta cierto punto. Nada serio tampoco, creo que es un anime que merece la pena verse y cumple su cometido. Hasta ahora.

Zankyou no Terror ha sido tan irregular que su final sí podría determinar definitivamente si se convierte en un fiasco o no. A fecha de hoy solo resta un capítulo, y el décimo ha resultado un poco meh.

Desde luego, esperaba bastante más del artífice de joyas como Cowboy Bebop o Sakamichi no Apollon; el listón estaba muy alto, y Watanabe sensei con Zankyou no terror me ha decepcionado.

zankyo

La cuestión es que los dos primeros capítulos, incluso el tercero, asentaban unas bases muy sugestivas que finalmente se han ido desarrollando de una manera más tradicional de lo esperado. Mucho ruido y pocas nueces. Hay bastantes “peros” a Zankyou no terror, el principal que esté resultando un anime mediocre, gris, que recuerda a muchas otras series del pasado y que no ofrece novedades. ¿Es eso malo? No necesariamente, y aunque los recursos tópicos-típicos de su género han llevado la batuta, el resultado de momento no puede decirse que sea una completa chunguez.

¿Desilusión? Pues sí. ¿Estoy disfrutando de la serie? Pues sí también, y bastante, qué demonios. Una cosa no quita a la otra. En el apartado técnico, por ejemplo, no tengo queja alguna a pesar de lo tiquismiquis que soy; goza de una banda sonora maja y los personajes son en general correctos. He de reconocer que el detective Shibazaki es mi favorito, y casi he continuado viendo la serie por él; aunque tampoco sea el colmo de la originalidad el personaje.

shibazaki
Shibazaki

Si Shibazaki es mi preferido, no puedo evitar escribir sobre el que me ha estado AGOBIANDO todo lo que llevo de serie. Sin duda es el personaje monguer absoluto de este verano: Lisa Mishima. Lo tiene todo: llorica, inepta y con el proceso mental de un protozoo. Podrían haberle sacado mucho más jugo (su problema familiar daba tanto juego, ay) en vez de utilizarla como macetero balbuciente… pero no. Ahí está ella, en todo su esplendor de suprema víctima del universo de los retarded. De todas formas ella tampoco tiene la culpa, es que la han hecho así…

Lisa en uno de sus típicos momentos de retraso
Lisa en uno de sus típicos momentos de retraso mental

Como ya escribía antes, la conclusión de la serie todavía puede terminarla de joder o dejarla en lo que es de momento: un producto que se consume y disfruta sin dificultad (es lo que importa en el fondo) pero que no sorprende para nada. De Watanabe se esperaba bastante más, pero todo hay que decirlo: aunque no hubiera estado él detrás del tinglado, este anime seguiría siendo lo que es. Punto.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun

 月刊少女野崎くん

Y llegamos por fin a la que ha sido para mí una de las alegrías de este verano: Gekkan Shoujo Nozaki-kun. Es reír con ella hasta reventar, completamente hilarante. Aunque la protagonista femenina tenga cierta pinta de loli (¡agh, agh, alergia, alergia!), la he disfrutado MUCHÍSIMO. En realidad este anime es una parodia de lo que son los shoujos, casi una sucesión de gags donde las situaciones absurdas y totalmente surrealistas se disparan como fuegos artificiales. No dejan títere con cabeza.

Lo único que he echado un poco de menos es que las tramas en sí se hayan llevado de manera algo lenta, favoreciendo en su lugar a la comedia. No sé muy bien cómo van a solventar todo eso en el único capítulo que queda, pero seguramente se trate, otra vez, de la PUTA MANÍA de hacer animes cortos que no respetan el ritmo del manga original. Es lo que deduzco, claro, porque el tebeo no lo he leído (ganas no me faltan), así que confío nos hagan el jodido favor de realizar una segunda temporada. GRACIAS.

nozaki-kun

Ninguno de los personajes, NINGUNO, tiene desperdicio. Paradójicamente, quizá los menos atrayentes sean los principales, la mini-pelirroja Sakura Chiyo y el impasible (y algo denso también) mangaka Utemarou Nozaki; pero se encuentran estupendamente compensados con la caterva de enfermos mentales que los rodean.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun es un anime que no se toma en serio ni a sí mismo; tampoco tiene mensajes profundos que transmitir ya que su objetivo es simple: el entretenimiento puro y duro. Y eso no es infravalorarlo ni muchísimo menos. A veces se tiende a minusvalorar el producto cuyo objetivo es únicamente ese, lo que es un tremendo error. No todo tiene que ser Neon Genesis Evangelion o Monster (que son maravillosos), el esparcimiento también debe poseer su lugar y es tan importante como lo trascendental y sesudo.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun ha sido obligación este verano. No tiene especiales pretensiones y es refrescante. ¿Recomendable? Al 100 %. Abstenerse gente impaciente y con escaso sentido del humor.

nozaki2

Aunque no se trate de una de las series que he continuado viendo (la he dejado en barbecho en realidad), voy a explayarme un poquillo con uno de mis desencantos estivales. Lo merece porque pertenece a una franquicia que es capital en la historia del anime y manga, me refiero a Sailor Moon: Crystal.

Sailor Moon: Crystal

美少女戦士セーラームーン

Puede que no sea justo. Probablemente. Ni siquiera he llegado a ver el quinto capítulo y van a ser 26 en total, así que quizás me esté precipitando con esta reseña. Pero este es mi blog y escribo lo que me apetece; y lo que me apetece ahora es vomitar sapos y culebras sobre Sailor Moon: Crystal. Tengo mis razones.

Era una de las series más esperadas de este verano. Para celebrar el 20 aniversario de este clásico de la animación, qué mejor que adaptar dignamente el manga de Naoko Takeuchi. Y así se está haciendo, hasta el diseño de los personajes ha tratado de ser fiel.

¿Ha sido esa una decisión acertada? Veamos.

manga
manga

Nadie duda de la importancia de los 18 volúmenes de Bishoujo Senshi Sailor Moon, hacerlo sería estúpido; pero también sería estúpido no darse cuenta de que han pasado más de dos décadas desde su publicación y que… han quedado anticuados. Vamos, que no han envejecido nada bien. En muchos aspectos ya no responden a la sensibilidad actual de los amantes del anime y el manga. Y eso, entre otras cosas, es lo que está sucediendo con la serie nueva: es anacrónica en numerosos detalles. Chirría. A ratos es hasta ridícula.

El manga original además tampoco es perfecto, tiene un ritmo atropellado que en la lectura se hace llevadero, pero que en anime apesta como olor a repollo. Ese cierto atolondramiento del manga supone también un desarrollo pobre de los personajes que, de nuevo en la serie, destaca para mal a más no poder. No es que las sagas televisivas originales fueran un ejemplo de profundidad psicológica, todo hay que decirlo, pero su avance gradual procuraba una familiarización mucho más natural.

Así que NO. Desde mi punto de vista, ceñirse así al manga no ha sido muy apropiado.

oshyokio
Tsukini Kawatte Oshioki yo – 月に代わっておしおきよ!!!

Prefiero no entrar en el tema de si el nuevo dibujo y diseños son “buenos” o no. Hay mucha gente que se ha quejado de ellos y prefieren el estilo más redondeado y expresivo de las series originales. Me parece muy bien, de gustos no hay nada escrito. Pero lo que hay que tener claro es que Sailor Moon: Crystal está inspirado en el manga. Incluido el dibujo, que han modernizado una miaja y a correr. ¿Te gusta? Genial. ¿Que no te gusta? A joderse. Repetimos: esto es una adaptación del manga (por si no había quedado claro).

En lo que sí voy a meterme a saco es con la animación de Toei. Siendo breve: CACA.

Es inconcebible que este proyecto, con tanta expectación generada además por los propios estudios y que se supone homenajea uno de los hitos de la historia de la animación japonesa, esté siendo tan torpe. Es lo que le faltaba. Ver a Luna a veces es desolador, más que un gato parece una especie de robot-morcilla mutante. El CGI en las transformaciones también es de traca valenciana; aunque hayan tenido el bonito detalle de mantener la secuencia original de la serie predecesora, pone los pelos de punta.

Lo sé, es Toei; de donde no hay, no se puede sacar.

smcrystal-friends

Sailor Moon: Crystal es un cúmulo de desatinos que solo la nostalgia más tenaz puede ignorar. O un nivel de exigencia subterráneo, claro. Y hay que añadir además la incomprensible decisión (me lo expliquen, por favor) de emitirla quincenalmente26 capítulosCon un par.

No es necesario hacer comparaciones con las series antiguas, resulta estéril porque Sailor Moon: Crystal cae por su propio peso. El producto es obsoleto, frígido y hortera; eso sí, cromado en alta definición para no perder detalle. ¿Me decidiré a continuar su visionado algún día? Buf, no lo sé. Desde luego no es una de mis prioridades.

Y tras este rollo macabeo de entrada, me retiro unos días para dedicarme a otras labores… como invadir Polonia (o algo).

Gourry_slayers

Dónde vas, Ao Haru Ride, dónde vas…

Desde el principio, nunca comprendí que solo se hubieran planteado 12 capítulos de anime para este shoujo. No le encontraba mucho sentido y me parecía un error; a no ser que la idea de los estudios fuera adaptar el manga de manera bastante libre y darle un ritmo distinto, claro… no habría sido tampoco una novedad en la historia de la animación japonesa que se traicionara la obra gráfica original.

Ao.Haru.Ride.full.1297727

Pues habiendo llegado ya casi a la meta, se puede decir que optaron por el camino de la fidelidad rigurosa. Flipante, casi es un calco. Lo que reitera mi inicial confusión respecto a la decisión de que solo fueran 12 capítulos. ¿Por qué mi perplejidad? Muy sencillo: cualquiera que haya leído el manga sabe que la evolución de esta historia no ha hecho sino empezar. Ao Haru Ride es un manga pausado y gradual; inteligente, divertido y repleto de sutilezas que rara vez se observan entre las obras de su género. Y no hablamos solo de romance. Sin renunciar en absoluto a las características propias del shoujo, Ao Haru Ride ha abierto sendas nuevas en muchos aspectos, y lo ha hecho sin aspavientos ni escándalos, con naturalidad. Todo en completa armonía con el trazo delicado y puro de la autora en sus dibujos. Ao Haru Ride es la granazón artística de Io Sakisaka, aquí encontramos todas las particularidades de la autora en plenitud y las ideas que brotaban en mangas anteriores como pequeños ensayos (reconocibles en Watashi no Koibito y Mascara Blues), ya están completamente perfeccionadas aquí. Ese aire de ingenuidad suavemente molesto de Strobe Edge, en Ao Haru Ride se ha superado ya para convertirse en un candor reflexivo de regusto algo amargo. Y el drama no es viscoso ni sentimental, lo que es casi increíble.

Inciso: Entiendo a la perfección que se trata de una decisión empresarial, el cerebro de momento me da hasta ahí. Últimamente y de manera generalizada, casi todas las series tienen 12 capítulos y listo. Si es rentable, entonces se mira hacer otra temporada. Pero de igual forma que se han hecho excepciones en otras produciéndolas en 24-26  (sin particiones), con Ao Haru Ride podrían haber pensado algo similar, ya que el propio manga lo está pidiendo a gritos, que de eso va esta entrada precisamente.

kou2

Vamos, que con 12 capítulos de anime, Ao Haru Ride está todavía en bragas, faltan por asomar la nariz personajes cruciales; y el argumento verdadero solo se acaba de esbozar, porque no se trata simplemente de una historia que comience y tire p’alante. Nononon. Ao Haru Ride no está planteado como un cuento ni tiene estructura de folletín, parte de la base de un pasado complejo que ha formado y sigue moldeando a sus personajes, que los mantiene atrapados y que, para poder progresar y liberarse de él, necesitan descubrirlo, conocerlo y metabolizarlo adecuadamente. Y no basta con hacerlo en solitario, las relaciones interpersonales son las que tienen un papel activo en este combate de autoconocimiento y liberación. Como la vida misma, vamos. Y los lectores también hemos ido explorando esa realidad tejida de pasado-presente conforme leíamos sus páginas; y es ahora, en los últimos capítulos del manga (de momento por el 43), cuando todos estos personajes se están empezando a redimir. EMPEZANDO, COLEGA, EMPEZANDO. Eso ni se huele en el capítulo 14, que es donde finaliza el anime: recién bosquejadas algunas cosillas y con las vacaciones de verano por delante (casi nada).

De esta forma, Ao Haru Ride como anime quedará como una serie inofensiva a ratos lenta, que no ha acabado de despegar a pesar de poseer elementos prometedores, con unos últimos capítulos donde la cosa se anima más (no te jode, es cuando los engranajes comienzan a moverse, lo de antes han sido exordios) y que tampoco ofrece nada original respecto a otros shoujos. Y es irritante porque esa percepción no tiene nada que ver con lo que es Ao Haru Ride en realidad. Ahora resultará que la película en imagen real que se va estrenar este diciembre, será más honrada que el anime… ¡¡AAAGHHHH!! ¡¡¡POR FAVOR, UNA SEGUNDA TEMPORADA, NO SEÁIS LERDOS CODICIOSOS!!!

Ya está, ya me he desahogado, prosigamos…

ep_565869_4

Para hacer un poco de justicia a Ao Haru Ride, lo idóneo sería una segunda temporada como mínimo.

Seguimiento y expectación hay de sobra.

Ah, y que metieran un poquito más de pela… porque la animación a partir del octavo capítulo ha sido ligeramente ruin; y mejor no hablar de la vileza del coche en 3D del capítulo 10… ha sido para echarse a llorar.

Pero ya sabemos todos que aquí de amor al arte nada, lo que manda es la pasta y si conviene, se hará otra temporada. Y si no, pues aquí paz y después gloria, no sería la primera vez ni la última que se deja empantanado un anime.

Lo estoy viendo, pasará a la larga lista de series de las que se dice automáticamente: está mejor el manga (y qué manga, señores). Y en este caso no será una frase-recurso para quedar cool, será la puta verdad.  

秋 2

Más animes, más animes por favor. Sí, los he encontrado, unos cuantos más que se añadirán a la lista anterior de visionado. Es preferible tener un repertorio amplio porque siempre se suele abandonar alguna serie. Y probablemente incrementaré su número conforme se vayan anunciando nuevas propuestas. O no, claro, quién sabe. Pero octubre, que es el mes del pistoletazo de salida de la nueva temporada otoñal, está ya a la vuelta de la esquina…

taiso yoshitoshi
“Luna de otoño sobre Sumiyoshi” de Taiso Yoshitoshi circa 1880

Shingeki no Bahamut Genesis

  神撃のバハムート GENESIS

No puedo evitarlo, la fantasía épica me puede en el anime (no tanto en el manga), así que con toda seguridad me tragaré sin protestar esta serie. Una absoluta cerdada (pero de las gordas) tiene que ser para que la abandone; y aunque el argumento no me genera ningún “pero”, tampoco me impresiona demasiado, es bastante representativo de lo que es la “espada y brujería”. Shingeki no Bahamut Genesis nos sitúa en el mundo de Mistarcia, un lugar de pasado convulso y violento donde hace dos mil años el alado Bahamut intentó destruir la tierra. Esto obligó a las tres razas principales, hombres, demonios y dioses, a superar sus diferencias y colaborar juntos para derrotarlo, sellando su poder. Lo lograron mediante una llave que partieron en dos: un fragmento para los demonios y otro en manos de los dioses. Estos fragmentos no deben unirse jamás, so pena de liberar a Bahamut. Pero tras dos milenios de paz, una mujer humana roba la mitad de la llave que poseen los dioses, y ahí es cuando nos topamos con la madre del cordero. No puedo evitar ver ciertas pinceladas de Slayers: sus shinzokus (dioses), humanos, mazokus (demonios) y… su pavoroso Shabranigdu, cuyo ser/poder se encuentra sellado también (¿se nota que soy un fan acéfalo de Slayers? ¿se nota mucho?).

Lo único que me ha horrorizado ha sido el puto CGI que se ha visto en el trailer. Puntual, vale, pero yo no sé si han puesto a un mono ebrio o a un sonámbulo delante del ordenador o qué. Para mí es un obstáculo importante el abuso y/o mal uso del CGI en el anime. En esta serie ya veremos si se trata de todas formas de un uso generalizado o no, pero el voto de confianza se lo doy porque además los estudios son Mappa, y tengo en muy alta estima otros trabajos suyos como Sakamichi no Apollon (¡DE RODILLAS TODOS!) o la actual en emisión (y que me está gustando bastante) Zankyo no Terror, donde el tema CGI está muy bien llevado.

bahamut

World Trigger

ワールドトリガー

Aunque es un manga bastante reciente (del 2013) y está todavía completando su sexto volumen, uno de los estudios más gordos, como es Toei Animation, estrena el anime de World Trigger este 4 de octubre. Toei. EJEM. Espero que la animación no sea demasiado cutre, porque últimamente es marca de la casa (Sailor Moon Crystal, por ejemplo, está siendo sonrojante). Así que, por lo menos en ese aspecto, no me hago demasiadas ilusiones. A pesar de ello, el argumento me parece chulo y espero que, siendo sci-fi y habiendo acción, difícil será que los ojos no me los tenga distraídos un rato (soy un ser humano algo primario, qué le voy a hacer).

La historia comienza cuando una puerta a otro mundo aparece repentinamente en Mikado y por ella surgen unos seres gigantes monstruosos amenazando a la humanidad: los Neighbors (la cabeza al autor no le explotó al escoger el nombre, desde luego). La única defensa de la tierra frente a estos invasores, aparentemente invencibles, es una organización secreta de guerreros llamada Border, que utiliza las propias armas del enemigo contra ellos.

Una de mis ilusiones respecto a esta serie es, que como mínimo, haya una buena ensalada de hostias en cada capítulo. Lo sé: viva el descerebre.

worldtrigger

Fate/Stay Night: Unlimited Blade Works 

劇場版

El proyecto Fate es, casi siempre, sinónimo de calidad.

Fate/Stay: Unlimited Blade Works, de todas formas, es la adaptación a serie de la película del 2010, así que el argumento es el mismo: la guerra por la búsqueda del Santo Grial donde de manera involuntaria se enreda el protagonista, Shiro Emiya. En esta contienda, cada rival se sirve de un espíritu heroico que lo auxilia a conseguir este objeto sagrado, ya que puede cumplir cualquier deseo que se le solicite. Shiro Emiya, que es un poco pardillo y no sabe de la misa la media, se ve obligado a asociarse de manera temporal con Rin Tohsaka para poder proseguir en la competición; pero empiezan a surgir problemas bastantes serios porque el espíritu sirviente de Rin, Archer, le tiene una ojeriza tremenda, sin motivo aparente, a Shiro.

Aborrezco los videojuegos en general y todo lo que tenga relación con ellos, pero el proyecto Fate siempre hace que me tenga que comer estas idioteces mías con patatas. ¿Qué voy a encontrar en Fate/Stay: Unlimited Blade Works? Un menú que me entusiasma: fantasía, magia, intriga, un poquito de drama y mucha acción. La cosa promete.

fatenight

De las 44 series de anime de momento anunciadas, he sacado en limpio estas. Eso no quiere decir que entre las que no he incluido aquí, no haya alguna buena serie que merezca la pena, pero a mí personalmente no me interesan o me parecen mongoladas. Hay varios mechas que tienen buena pinta, pero es un género que me suele cansar si veo varias series del palo de continuo. Y con el shoujo tengo una relación complicada, así que también dosifico; no obstante casi todo lo que había para este otoño, apestaba. Mejor ventilar un poco el asunto.

Septiembre, pocos días para que empiece el otoño (¡bien!) y para que comiencen los animes de la próxima temporada. Dando un pequeño vistazo a lo que hay en general, alguna cosilla he sacado en limpio, pero me doy cuenta de que cada vez me estoy volviendo más cascarrabias. Aún así, ya he seleccionado unas cuantas series a las que les hincaré el diente y espero disfrutar.

ukiyoe
“Otoño en Saruiwa” de Hasui Kawase (1949)

Kiseijuu: Sei no Kakuritsu

寄生獣 セイの格率

En octubre y con el estudio Madhouse detrás, se estrenará Kiseijuu: Sei no Kakuritsu. Espero que resulte ser una adaptación del manga clásico Parasyte (1989) decente, porque esta obra de Hitoshi Iwaaki lo merece, es muy grande. Me jodería bastante que hicieran una chapuza, la verdad, por eso este estreno me da un poco de reparo también.

Posee uno de mis elementos favoritos de la ciencia ficción y terror: el de los alienígenas parasitarios destructores de la raza humana. Así que si la cosa va como en el manga, habrá serie B a raudales homenajeando La Invasión de los ladrones de cuerpos, The brain eaters o La Cosa.

parasyte

El argumento es, en principio, ya conocido: la invasión en un silencio ominoso de alienígenas hambrientos de carne humana. Están por todas partes y parasitan a los seres humanos para sobrevivir. Infectan a su huésped y lo dominan de tal manera que pueden modificar su cuerpo al más puro estilo lovecraftiano. Nadie sabe lo que está sucediendo salvo un estudiante de secundaria que, al ser atacado por uno de estos extraterrestres, consigue llegar a un pacto con él para convivir en simbiosis.

Comparándolo con el manga, ya se perciben a través del trailer cambios sustanciales en los personajes, sobre todo en el protagonista, de ahí mi lógica preocupación. Solo deseo que las tramas no las destrocen ni censuren demasiado, sería una completa lástima. Y me cagaría en la perra bastante.

Mushishi: Zoku Shou (2ª temporada)

蟲師 続章

¡No puede ser! ¡Se acaba, se acaba Mushishi! En octubre emitirán la segunda temporada de Zoku Shou y fin.

¡¡¿¿POR QUÉ??!! ¡¡NOOOOO!!

Me aflige mucho tener que despedirme de según qué series, y Mushishi es una de ellas. Casi estoy por no verla, es como ese dolor que se siente cuando no quieres acabar un libro del que te has enamorado. Lo que haré probablemente es postergar su visionado a un momento en el que haya asimilado mejor que desaparece. Snif. Cuando supere este sentimentalismo imbécil, escribiré una entrada apropiada dedicada a esta grandísima serie. Es pura poesía.

mushishi

Hitsugi no chaika: Avenging Battle

棺姫のチャイカ Avenging Battle

La segunda temporada de Hitsugi no chaika se estrenará el 2 de octubre. No estoy especialmente impaciente por verla, pero la primera tampoco fue un truño y, a pesar de que no me pareciera un anime que destacara por nada en particular, la animación me resultara bastante meh y tuviera que soportar a unas cuantas lolis; las historias de aventuras donde haya magia, peleas, armamento pesado y algo de intriga, suelo tragármelas todas. Nostalgia de Slayers o algo así será. Cierto que la serie podría haberse llevado de otra forma, pero en general el resultado no fue ni tan malo.

Así que continuaremos siguiendo las andanzas de ese par de “hermanos” mercenarios y la búsqueda necrófila de esa loli con clones everywhere y necesitada con urgencia de un logopeda. Además que es necesario, porque dejaron muuuuuuuuchas cosas colgando en la primera temporada, y a mí la curiosidad me puede. Demasiados interrogantes… y aunque algunas cosas se pueden deducir con facilidad (tiene un argumento sota-caballo-rey), seguro que sorpresas habrá, y en definitiva, es un anime entretenido que se ve cómodamente. A pesar de las lolis. Malditas.

chaika71

Psycho-Pass 2

サイコパス 2

¿Era necesario hacer una segunda temporada de Psycho-Pass? Tal como finalizó la serie en la primera temporada, la respuesta es claramente NO. Quizás por eso Urobuchi no se involucró en esta secuela, pero eso son conjeturas. Para mí es algo incomprensible, así como también considero redundante la versión extendida que se está emitiendo ahora.

Inciso: menuda soplapollez la de no emitir el cuarto episodio porque el crimen que aparece se asemeja a uno sucedido recientemente en Japón… Estoy de la corrección política mojigata hasta el moño, joder.

Aún así es Psycho-Pass, y como fan demente de la serie que soy, la veré.  La veré con una predisposición de suspicacia total, lo reconozco, y también con un poco de desilusión porque la serie ya era perfecta así, no hacía falta retomar nada, y menos sin el guionista original. Quizás me lleve un alegrón cuando la vea, ojalá, porque la base de la serie es excelente, no se ha escatimado en gastos y siguen siendo los mismos estudios; es difícil cagarla en extremo así, pero mis reticencias tampoco son infundadas. Veremos qué nos espera.

psycho2

Donten ni Warau

曇天に笑う

Todo lo que tenga que ver con la historia de Japón, a priori, me interesa bastante. Este es el caso de Donten ni Warau. No he leído el manga, que por lo visto finalizó este mes de mayo, y como tengo un montón de lecturas pendientes previas, dudo que le eche un ojo próximamente, a no ser que la serie me aguijonee.

Que esté ambientada en la Era Meiji para mí es un plus, es una época que me fascina particularmente: la apertura de Japón al exterior, el choque cultural con Occidente, la modernización acelerada del país, los cambios sociales, las revueltas militares… TODO. Y de ese momento de crisis va este anime, partiendo del famoso Edicto Haitorei que, entre otras cosas, prohibía portar armas a los civiles (afectaba ante todo a las familias de samuráis). Al incrementarse la tasa de criminalidad a causa de aquellos que se negaban a dejar de utilizar katanas, el gobierno decide que la única solución es encerrarlos en una cárcel inexpugnable rodeada de un lago… y los encargados de llevar a los criminales hasta ella son los protagonistas de la historia: los tres hermanos de la familia Kumo.

Mala pinta no tiene, desde luego, aunque no he podido ver ningún trailer ni imágenes previas, salvo las del propio manga.

hatourei

 Shigatsu wa Kimi no Uso

四月は君の嘘

¿Hay algún shoujo que no me vaya a provocar un coma diabético esta temporada? Es difícil calibrar, casi todos los shoujos, tanto en anime como manga que comienzo, me acaban dando por culo por un motivo u otro y suelo abandonarlos. Quizás es una cuestión personal ya, pero tolero muy poco los clichés del género: protagonista femenina subnormaloide, el letárgico consabido triángulo amoroso, antagonista femenina malota-malota que luego se hace amiguita de la subnormaloide, prota masculino o deficiente mental o tsundere de la muerte, etc, etc. Hay shoujos buenos, muy buenos, que conste (ahora estoy precisamente leyendo uno, Dengeki Daisy, que me tiene la cabeza sorbida, es la hostia en vinagre), pero la hojarasca en este género en particular se me hace molesta.

Por eso espero que Shigatsu wa Kimi no Uso no se me atragante y me encante. Que para eso están los shoujos, para encantar, para dejarte bobo. Lo espero y lo deseo, porque el argumento, aunque no es para echar cohetes, me atrae un montón por el trasfondo: LA MÚSICA. Resumiendo brevemente, Shigatsu wa Kimi no Uso es la historia de un niño prodigio al piano, que tras la muerte de su madre y también mentora, se ve incapaz de continuar su carrera musical sufriendo un bloqueo mental al respecto importante. Así que el muchacho continúa arrastrando su culo por el mundo de manera insípida y deprimente con el trauma a rastras, hasta que irrumpe en su vida una violinista (imagino que una genki girl), que tratará de devolverle la ilusión por la música, el planeta tierra y todas esas cosas bonitas.

Sinceramente, tengo muchas ganas de ver este anime. Si lo llevan bien (sin demasiado dramón), los topicazos no son muy evidentes y la animación tampoco es muy cerda, puede que me llegue a gustar bastante de hecho. No espero algo al nivel de Nodame cantabile tampoco (eso sería mucho pedir, creo); pero también prefiero no anticipar nada, como antes he escrito, los shoujos y yo tenemos una relación amor-odio algo rara.

Shigatsu_wa_Kimi_no_Uso

Magic Kaito 1412

まじっく快斗1412

Sobre el siguiente anime no sé casi nada y lo poco que sé me confunde un poco. Se trata de Magic Kaito 1412, y el autor del manga original es el de Detective Conan (del que es un spin-off), Gosho Aoyama. No sé tampoco si se trata de una secuela o de un remake de los 12 especiales del mismo nombre que se emitieron hace unos años. Tampoco he encontrado imágenes o vídeos promocionales. Pero el argumento me atrae, así que lo veré igualmente.

Más o menos, nos cuenta la historia de un jovencito cuyo padre, de hábitos algo escurridizos, muere en circunstancias misteriosas. El chico descubre que su progenitor era un famoso criminal internacional llamado El Ladrón Fantasma, que en realidad fue asesinado por una organización secreta, al negarse a conseguir para ella una piedra preciosa con poderes místicos (incluidos los de otorgar la inmortalidad): la Gema de Pandora. Así que el mozuelo pone todo su empeño en impedir que esa organización enigmática se haga con la piedra, asumiendo la identidad de su padre.

Excelente. Y si no se torna demasiado infantiloide (lo huelo, lo huelo), mucho mejor.

kaito

Sanzoku no Musume Ronja

山賊の娘ローニャ

El género de aventuras puro siempre suele darme mucho juego, así que Sanzoku no Musume Ronja es un tiro fijo en principio. El anime está basado en el libro infantil de la autora sueca Astrid Lindgren (sí, la de Pipi Calzaslargas, efectivamente) Roja, la hija del bandolero (1981).  La dirección de la serie ha estado en manos del hijo de Hayao Miyazaki, Goro Miyazaki, y la producción ha sido una colaboración entre Ghibli y Polygon Pictures (yo los conozco por Knights of Sidonia básicamente).

En palabras de Miyazaki: “Ronja, la hija del bandolero tratará, aparte del paso de la niñez a la madurez, sobre el amor, las relaciones entre padre e hija y lo que significa tener un amigo de verdad. Mi objetivo es crear un proyecto para que lo pueda disfrutar todo el mundo por igual, niños y adultos”. Pues nada… este tipo de declaraciones siempre me dan grima. Solo espero no encontrarme con demasiada pastelada o hedor a Heidi.

Apunte: La animación, si es la que aparece en el teaser trailer que he visto por youtube (que sea una especie de fake, porfavorporfavorporfavor), me ha espantado por completo, con un uso del CGI ATROZ. En Knights of Sidonia a veces se hacía un poquillo incómodo pero se aguantaba bien por el contexto sci-fi, sin embargo aquí… Espero que no sea así o no aguantaré ni medio capítulo.

Sanzoku-no-Musume-Ronia

Y de momento, estos son los animes que he encontrado que me han resultado interesantes en esta nueva temporada. Quedan todavía por anunciar otros seguro, y seguro también que algunos más se me han escapado. Pero para no hacer esta entrada una siesta, lo dejaremos para otro rato.

koichi_the_sleeping_bear_by_anfelo-d53bneh

Ookami Shoujo to Kuro Ouji, ese horror

オオカミ少女と黒王子

Buf, no he podido, no he podido con él.

Este manga me ha sacado de mis casillas. Al tercer capítulo ya tenía unas ganas tremendas de mandarlo a la mierda, pero decidí darle más oportunidades de las que se merecía. He sido hasta demasiado paciente, pero lo siento, capítulo 20 y hasta nunca. El engendro este encima va a estrenar anime en octubre. Hale, que aproveche.

sadico

Veamos: un shoujo clásico, con un argumento típico del género, la dosis indispensable de comedia ligera y dos idiotas de protagonistas. Hasta ahí nada que objetar, en Kimi no todoke los dos tortolitos principales no se distinguen precisamente por su avispamiento, pero se hacen querer. Son kawaii, te acostumbras a su retraso mental y disfrutas de la historia y sus gloriosos secundarios.

Aquí no. La ilustración de arriba ya da pistas respecto a lo que uno puede encontrar en Ookami Shoujo to Kuro Ouji.

El protagonista masculino es un maltratador psicológico de cuidado (aunque lo maquillen con la etiqueta de “sádico”) y la chica es medio lerda, se deja manipular a todas horas y tiene una autoestima nivel -200. La evolución de los personajes además es poco acertada: el mozuelo (se llama Kyouya Sata) se va convirtiendo en una especie de bloque de hormigón y ella (Erika) se hace todavía más sumisa, lo que la convierte definitivamente en una tonta redomada. Incuestionable que ambos necesitan terapia y psicofármacos.

Siempre hay que tener en cuenta que la sociedad japonesa es muy tradicional y peca de cierto machismo, es algo con lo que se lidia cuando se lee manga o se ve anime; pero lo de este manga ya es el acabóse. Creo que los valores que se expresan en este manga no son beneficiosos: aguantar por amor cualquier cosa, cualquier tipo de humillación. Eso no es sano, ni siquiera es amor, el amor es ante todo respeto, sin él eso no es posible y se convierte en una relación enfermiza. Y eso es lo que tenemos aquí: la historia adolescente de ¿amor? deforme entre un pajarraco narcisista e hiper-reprimido (lo que se conoce de toda la vida como un imbécil) y una adolescente acomplejada que se anula a si misma con una dulce sonrisa en los labios y lágrimas en los ojos. Genial si tienes la mentalidad atascada en el Calcolítico o así.

No debemos perder de vista que esto es un shoujo, no un hentai (donde hay absolutamente de todo) o un josei o un seinen (donde hay una madurez y/o una carga dramática que permitiría enfocar esta relación nociva de otra forma). ¡Que es un shoujazo de la leche!

En el plano técnico nada que objetar, buen dibujo, agradable y nítido. Algo bueno debía de tener. Ah, y el amigo del protagonista, Takeru Hibiya, que algo de frescura aporta. Lo que no entiendo es cómo no le escacha la cabeza a Kyouya cada vez que se topa con él, pero bueno, es un chico (demasiado) optimista y feliz. Lástima me ha dado otro secundario, Yuu Kusakabe, un encanto de chaval, pusilánime y estúpidamente complaciente, pero desaprovechado por completo. El otro colega del protagonista masculino, Nozomi Kamiya, es bastante irritante y absurdo; y la amiga de Erika, Ayumi Sanda, anodina hasta decir basta. Vamos, que los secundarios son en general mediocres (la hermana de Kyouya también necesita psicofármacos y su madre darle menos al sake) y la trama bastante meh; los últimos capítulos que leí encima se hacían aburridos de cojones. No hay mucho más que destacar, salvo que, inconcebiblemente, este aborto está teniendo un éxito de ventas importante.

¿Quién eres?

Hola, no sé quién eres ni cómo has llegado a este blog. Tampoco tiene mayor importancia, en internet todos, más o menos, somos otras personas. Todos soltamos, de manera más acertada o menos, nuestras pequeñas sandeces; todos tenemos la oportunidad de llegar a las mentes de otros sujetos sin hacer demasiado esfuerzo físico.

Este blog es otro más dentro de los millones que hay en la red. No tiene vocación popular, solo la de herramienta básica de desahogo, y hablaré exclusivamente de manga y anime. Del que a mí me dé la gana, que para eso es mi blog, y tampoco va a tener una periodicidad fija, porque aparte de ti que estás leyendo esto, no muchos más individuos van a llegar hasta él. Hay mucha oferta en internet y mejor que esta.

Como puedes ver, no hay ni dibujitos, ni gifs, ni nada parecido (lo habitual en las webs de estos temas). Es un blog austero y simple, porque lo que interesa de él son las palabras. Y las habrá, y malsonantes. No offence.

Si a pesar de lo expuesto decides dejarte caer por aquí otra vez de vez en cuando, serás bienvenido. Si no, buena suerte y que tengas un excelente día.

Shojo no Tomo, 1938, procedente del libro Gekkan Bijutsu
“Orizuru” de Hidestune Kobayashi (1938)