Shoujo mon amour

Y el shoujo y yo. El shoujo y mis circunstancias. El shoujo y mis manías.  De toda la vida he tenido problemas con este género. No porque le tenga tirria, sino porque acaba agotándome. Hay una serie de clichés con los que siempre se batalla que me producen un hartazgo monumental. Si el autor los maneja bien con una miaja de gracia u originalidad, ya me ha ganado. Tampoco es que sea la hostia de exigente, pero es la variedad de manga que más suelo abandonar y que también más acidez de estómago me provoca. El tema de que caiga en la cursilada es una variable a tener en cuenta; y si ya me topo con protagonistas medio mongers, las posibilidades de que lo mande a la mierda aumentan exponencialmente. Por eso no son muchos los actuales que sigo, pero algunos hay. En concreto cuatro. Ninguno de ellos me apasiona, pero sí poseen el mérito de alimentar mi interés y no provocarme vergüenza ajena. De momento, porque algunos de ellos no han hecho más que arrancar.

AVISO: no añado sinopsis argumental, solo mis impresiones.

Que feliz navidad y esas cosas...
Feliz navidad y esas cosas…

Namaikizakari  なまいきざかり

Llevo 21 capítulos leídos y, a pesar del rollo spokon (que en mí suele tener un efecto narcótico fulminante), es bastante entretenido. Se trata de un shoujo sencillo, sin complicaciones, fresco y dinámico. No se anda por las ramas, que es algo que me desquicia especialmente de los shoujos: esa parsimonia a veces innecesaria. Namaikizakari es natural y espontáneo, con una historia típica detrás pero dirigida sabiamente. La protagonista femenina es una especie de tsundere, y digo “especie” porque no se ajusta exactamente al término; y su partenaire un joven algo indolente pero con las ideas muy claras. Su interacción es muy, muy divertida y la evolución de sus personalidades bastante acertada. Ambos me gustan mucho y creo que, si no se descuelgan de repente con un melodrama (¡¡por favor, NOOOOOOO!!), se auguran grandes momentos. Cierto que los secundarios están un poco difuminados y que el triángulo amoroso, a no ser que lo hagan progresar más, es un ente amorfo sin mucha enjundia; pero ojalá todos los shoujos de nivel medio fueran como Namaikizakari. Abreviando: un shoujo muy shounen sin pretensiones y sin personajes o guión idiotas. Muy recomendable hasta ahora.

namaikizakari

Sekai no Hasshikko to Anzu Jam  世界の端っことあんずジャム

Los edificios de apartamentos son un auténtico filón para los mangakas. En este caso, Kirishima Rira lo aprovecha para introducir la típica historia de tira-y-afloja entre inquilino estrafalario e hija adolescente de un administrador ausente (la verdadera responsable del edificio, qué abnegada es la fémina japonesa, por diosssss). Hasta ahí no existía nada que me indujera a leerlo, ni siquiera el dibujo, que es bastante bueno. Pero claro… soy débil. Este shoujo tiene cimientos musicales, así que me tiré a la piscina sin mirar si había agua. Catacroc. Bueeeeeno, tampoco ha sido tan catacroc, con solo una decena de episodios no se puede decir todavía mucha cosa. Ofrece lo habitual en un manga de este palo sin tropezar demasiado con los defectos que me ahuyentan. He de reconocer que el protagonista masculino me cae como una patada en la entrepierna (básicamente es un gilipollas), pero por desgracia es un espécimen bastante corriente en la vida real, así que tampoco me resulta insoportable. Todavía tiene tiempo de redimirse, claro, pero en los shoujos pocas veces he presenciado una recuperación apropiada en este tipo de personajes, se les suele “castigar” más bien. Y como es lo que se husmea, no deja de fastidiarme un poco: la previsibilidad de la moralina. Pero ya veremos, que no llevan ni 11 capítulos; la moza es del tipo ingenuo y por ahora no en exceso inepta, así que me alegraría enormemente el tener que desdecirme.

jam

Taiyou no Ie  たいようのいえ

Me encuentro en el límite con este manga. Estoy al borde de mandarlo al cuerno. Más que un shoujo es un drama, ya que casi todo pivota alrededor de los problemas familiares de los protagonistas. Es un culebrón en toda regla. Sin la desmesura trágica, pero un culebrón. No pasa nada, las montañas rusas emocionales siempre son bienvenidas mientras no rocen el patetismo; y en el caso de Taiyou no Ie, Taamo (la autora) se toma su tiempo y ha hecho crecer el temperamento y sentimientos de los personajes con extremado celo. Lo empecé con mucho ánimo y me entusiasmó de inmediato, pero ahora ya, en un capítulo 48 y con unos últimos además demasiado centrados para mi gusto en los dramones familiares, me he aburrido como una ostra. Me doy cuenta de que si lo abandono a estas alturas, voy a perderme cosas muy importantes porque se está alcanzando un punto de inflexión… y esa es la luz de la razón que detiene mis arrebatos. Taiyou no Ie es un manga bastante trabajado que no defraudará a los fans del género y que aporta notables rasgos de madurez y profundidad psicológica. El dibujo, sin embargo, es plain & simple, pero expresivo y competente. Creo que, a grandes rasgos, está siendo un buen producto y que mi saturación al respecto solo es falta de paciencia (pasajera, espero), no tiene nada que ver con su calidad. Pero es que lo de las telenovelas siempre lo he llevado fatal…

ie

Ore Monogatari!! 俺物語!!

Espero que el estreno en abril del anime estimule la traducción de más capítulos. Son 26 ya en Japón y al inglés solo volcados una decena. Debo admitir que no sintonizo para nada con el sentido del humor de este manga. Y me jode, porque es un buen shoujo, con un enfoque original y capacidad de auto-parodia fantástica. No consigo disfrutar al 100 % aunque reconozco que tiene el potencial de entusiasmar a una gran mayoría, sobre todo si se conecta con su comedia, que es uno de sus fundamentos. La historia en sí no tiene nada de particular, pero que el protagonista absoluto sea un muchacho de 2 metros de altura, 120 kilos y de carácter noblote, hace que el ángulo de visión varíe espectacularmente. Kawahara Kazune está haciendo un trabajo muy tierno y ocurrente; es todo taaaaaan shoujo y a ratos taaaaan ridículo, que es ineludible seguirlo con afecto sincero… aunque Yamato sea subnormal profunda y Sunakawa tenga la emotividad de un espantapájaros.

Por un momento pensé que era Chihayafuru... pero no, es Ore Monogatari y huele a Mad House mogollón
Por un momento pensé que era Chihayafuru… pero no, es Ore Monogatari!! y apesta a Madhouse mogollón

He estado a punto de añadir Horimiya, pero es shounen a pesar de que atufa a shoujo; y además se merece una entrada aparte. Tampoco he incluido Ao Haru Ride porque prácticamente está finiquitada ni tampoco, aunque me esté brindando muy buenos momentos, Dame na Watashi ni Koishite Kudasai, ya que estrictamente es un josei (si bien la protagonista tiene la mentalidad de una cría de 12 años). Sinceramente, no me agrada mucho eso de tener que esperar cada X tiempo a que aparezca un nuevo número o episodio. Me gusta leer seguido y sin interrupciones. Y hablando de interrupciones: no pasará mucho tiempo antes de que escriba una entrada dedicada a aquellos mangas de los que me enamoré… y me dejaron con tres palmos de narices porque nadie los siguió escaneando o traduciendo. Mis amores frustrados. Todos tenemos algunos en este mundillo.

Anuncios

Autor: Sho-Shikibu

Me gusta el chocolate y matar moscas con un periódico viejo. Resido en los komorebi y practico tsundoku, lo que me entristece a veces.

4 comentarios en “Shoujo mon amour”

  1. Que pienso casi lo mismo que tu, yo trago shoujos, pero la mayoría me hace mal para la digestión (y aún así lo sigo haciendo) pero si un manga shoujo que agrada, mi lado fangirl sale irremediablemente en mi caso particular.

    De los que comentas he leído Namaikizakari y Ore Monogatari!!. También Dame na Watashi ni Koishite Kudasai, pero como dices, los capítulos salen cada mil años y me desespera. Horimiya me gusta mucho y lo recomiendo.

    Tomaré para leer Sekai no Hasshikko to Anzu Jam. Taiyou no Ie lo he querido leer hace tiempo, pero no sé porque la protagonista me da como repelús y eso que ni sé como es (cosas de la vida) de todas formas lo leeré también.

    Excelente entrada como siempre, ya no me siento tan sola al enterarme que no soy la “única” algo masoquista y débil con el género shoujo jaja
    Saludos y ¡felices fiestas! 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hey, Camila! ¡Felices fiestas! 😀

      Con los shoujos llega un momento el que se desarrolla hipersensibilidad sí o sí; probablemente porque las cantidades de porquería que se tragan al no ponerse algo de atención son importantes 😛 Y claro, las digestiones luego son muuuuy pesadas.

      La protagonista de Taiyou no Ie siempre me ha parecido un poco lerda, pero no más que otras heroínas shoujo. Tiene una madurez superior a la media aunque es algo… lenta. Y no te digo más. 😉

      Tengo en la recámara otros dos shoujos por si alguno de estos se fastidia: Aruitou y Watashi no Ookami-kun. El primero tiene un arte bastante chulo, pero los escaneos van al ritmo de los caracoles (no puedo decir más porque solo leí el primer capítulo); y el segundo lo tengo vigilado porque toca un poco el tema del folclore japonés y eso siempre me atrae, pero no sé mucho más de él. Si tú tienes alguna recomendación que hacerme, será bienvenida 🙂 En la variedad de criterios está la diversión 😀

      ¡Nos leemos! 😀

      Me gusta

  2. No tenia no idea que fueran a estrenar una adaptación de Ore monogatari, qué bien, es muy entretenido y el broromance entre Suna y Takeo. Nada del otro mundo, pero sí diferente y fresco.
    Me anoto tus recomendaciones, solía huirle al shojo pero hay historias en el género que me dan esperanzas 🙂
    Primera visita a tu blog, me encanta tu manera de escribir. Saludos 🙂

    Me gusta

    1. ¡Gracias por pasarte por aquí! Seguramente se lo deba a Wanda, que es un verdadero encanto y lleva un blog genial 🙂
      El shoujo es lo que tiene, que en la mayoría de las ocasiones se hace muy redundante y te clavan a veces cada cantamañanada… Pero bueno, siempre es cuestión de escarbar un poco y probar 😉
      De nuevo, gracias por dejarte caer y tus comentarios, ¡nos leemos! 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s